La enajenación de 7 mil 226.94 metros cuadrados del Antiguo Hospicio no se aprobará este viernes por el Congreso de Estado, confirmó Carlos Martínez Amador.

El líder de la LIX Legislatura señaló que la Comisión de Hacienda y Patrimonio Municipal no se reunió para analizar la propuesta hecha por el gobernador Antonio Gali Fayad para desincorporar el inmueble histórico ubicado en la avenida Reforma 710.

De manera breve, el perredista rechazó que la aprobación de la enajenación del edificio no se abordara en la sesión extraordinaria de este viernes ante las críticas hechas por los diputados electos de Morena, quienes adelantaron que al entrar en funciones revertirán la venta de Antiguo Hospicio.

A pesar de la declaración de Martínez Amador, fuentes del legislativo revelaron a este medio que se dio la indicación de retrasar la aprobación por parte de la Comisión de Hacienda y Patrimonio, y posteriormente en el pleno.

El lunes pasado, Gali Fayad remitió al Congreso la iniciativa para enajenar el Antiguo Hospicio, al argumentar que las condiciones de seguridad no permiten que el inmueble sea utilizado y que la inversión para rehabilitarlo resultaría mayor que el beneficio que se obtendría del mismo.

"La restauración puede resultar en un gasto mayor al beneficio obtenido, por lo que se considera que no existen razones que impongan la necesidad o la conveniencia de conservar dicho bien, resultado de mayor beneficio para el Estado su enajenación, que le permitan hacer frente a sus obligaciones, con la demolición, restauración o reconstrucción del bien", señala la iniciativa que remitió el mandatario.

Sin embargo en 2012, el ex gobernador Rafael Moreno Valle anunció la restauración del edificio con una inversión de 26 millones de pesos, y fue en diciembre de 2013 que la empresa Gardeko S.A. de C.V. entregó los trabajos de sustitución de los elementos de carpintería y herrería, cambio de lozas y vigas, rehabilitación de dos fuentes, impermeabilización y consolidación de muros.