En la India es muy frecuente que los matrimonios se pacten entre las familias de los contrayentes, por lo que los novios solo pueden verse en fotografías y conocerse en persona hasta el día del enlace matrimonial.

Este tipo de enlaces matrimoniales arreglados tiene cierto riesgo, pero es una tradición que se ha respetado durante mucho y tiempo y con la que la gente sigue estando de acuerdo, salvo por los casos como el de Rupesh, un hombre que contrajo nupcias con Rupa, una mujer a quien conoció perfectamente vestida y maquillada para el día de la boda de ambos.

Según reporta el diario Times of India, a pocos días del enlace Rupesh tuvo que salir a un viaje de trabajo, y al volver a su casa se encontró con una persona que no reconocía, sin sospechar que era Rupa, la mujer con la que se había casado días atrás, solo que en el momento en el que él la vio no tenía puesto el maquillaje con el cual la había conocido.

Ante el desconcierto, Rupesh se quejó con sus suegros, a quienes les dijo que Rupa hablaba como hombre y que le estaba creciendo la barba. Los padres de la esposa negaron las acusaciones y le dijeron al marido de su hija que no podían hacer nada porque Rupa es una mujer auténtica y debía quedarse con ella porque ahora son marido y mujer.

Al no encontrar eco en la familia de ella, el hombre acudió con las leyes de la India, ante quienes presentó una solicitud de divorcio, sin embargo, el abogado de Rupa argumentó que las acusaciones de Rupesh no tenían fundamentos y que eran falsas, por lo que el divorcio no le fue concedido.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]