Mientras realizaba las labores de limpieza que tiene asignadas, un empleado se encontró en un bote de basura siete lingotes de oro.

Este hallazgo podría cambiarle la vida al empleado de limpieza que labora en el aeropuerto internacional de Incheon, en Corea del Sur.

¿En qué le beneficia este hallazgo? Según la legislación local, si nadie reclama los lingotes en seis meses, él será el legítimo propietario del oro que encontró.

Cada uno de los bloques de oro pesa un kilo y el conjunto está valuado en 330 mil dólares (más de 6 millones de pesos mexicanos), según The Korea Times.

En tanto si aparece o no el dueño del oro, el trabajador sigue realizando sus labores en la terminal aérea.

De acuerdo con el medio antes mencionado, la Policía identificó al dueño del oro, quien al parecer, se deshizo de los lingotes por miedo a ser detenido.

Pero si el dueño aparece el trabajador no se queda con las manos vacías, ya que por ley le correspondería una suma de entre el 5 % y el 20 % del valor de lo hallado.

Lo peor que le podría pasar es que se comprobara que el oro está relacionado con actividades ilícitas y en este caso no recibiría nada.

Foto ilustrativa Sputnik Mundo

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]