El Cereso de San Miguel, ubicado en la capital de Puebla, es la segunda prisión más corrupta del país tan solo por debajo del Reclusorio Varonil Oriente de la Ciudad de México, según concluyó un estudio realizado por la organización World Justice Project México.

Los datos que se desprenden del análisis titulado “Nuestros Muchachos ¿cómo son los jóvenes en las cárceles del país?”, indican que en el penal poblano el índice de corrupción es el del 43 por ciento, el mismo que en el Reclusorio Oriente de la capital del país.

[relativa1]

Este índice que fue elaborado con información de la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad 2017, realizada por el INEGI, y refiere que el tercer penal más corrupto con el 41 por ciento, es el Reclusorio Varonil Sur, que también está en la capital del país.
Mientras que los Ceresos de Chalco y Nezahualcóyotl en el Estado de México, ocupan la cuarta y quinta posición con un índice de corrupción del 33 y 31 por ciento.
Pese a esta situación, el estudio no ubica a ningún penal poblano entre las 15 peores cárceles del país, apartado que se hizo con base en las estadísticas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), donde el organismo ha destacado en el pasado el hacinamiento que padecen los reclusos de Puebla.

[relativa2]

***

Réplica del gobierno de Puebla sobre nota de prisiones

Carta íntegra

De la nota periodística publicada en el portal eluniversal.com.mx intitulada “CDMX, Edomex y Puebla tienen 5 de las cárceles más corruptas del país, según estudio” me permito hacer las siguientes precisiones:

• Como refiere la nota, está basada en la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) del INEGI, cuyo levantamiento de datos se llevó a cabo durante 2016.

• Los resultados ya fueron dados a conocer por el INEGI en julio de 2017.

• Una de las políticas prioritarias de la actual administración penitenciaria, es la de atacar frontalmente cualquier acto que ponga en riesgo la estabilidad en los centros penitenciarios del estado, incluida la corrupción, de tal suerte que al inicio de la actual gestión fueron remplazados los directores y los subdirectores de seguridad de los centros penitenciarios estatales.

• Se han reforzado las visitas de supervisión a los centros penitenciarios de la entidad con la finalidad señalada anteriormente.

• Se puso en marcha un programa de audiencias a las personas privadas de la libertad con el objeto de escuchar, de viva voz, cualquier queja para atenderla de forma inmediata.

• Esas y otras acciones han permitido que prevalezca el orden y la estabilidad en los centros penitenciarios del estado.

Sin más a tratar en esta misiva, solicito la publicación correspondiente conforme al Derecho de Réplica que nos asiste y al de Información de sus lectores, de conformidad con el Artículo 15 de la Ley Reglamentaria del Artículo 6, párrafo Primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Atentamente,

H. Puebla de Z. a 03 de abril de 2018

Libya M. Carrillo Romero

Encargada de Comunicación Social de la SSP del Gobierno del Estado de Puebla