José Manuel Figueroa se defiende tras la demanda que interpuso su primo Pepe Figueroa, quien fuera su representante por muchos años, y que ahora lo acusa por despedido injustificado además de haber recibido golpes y amenazas de muerte de su parte.

Yo nunca lo despedí, si le molestó a Pepe pedirle cuentas de diciembre para acá, porque desde que mi padre se empezó a enfermar un año atrás, un año y medio atrás, hasta que después de que murió, un año y medio, dos años, de que no le pedí cuentas porque yo estaba emocionalmente destruido y porque confiaba en él, y mi error fue pedirle las cuentas, eso no fue un despido injustificado, y yo nunca lo despedí, realmente él huyó de la situación que está pendiente de algunas cuentas”, explicó Figueroa.

Sin dar grandes detalles del proceso legal, el cantante manifestó: “Eso lo están viendo mis abogados, es un tema que tienen que arreglarlo ellos, definitivamente tiene que haber una repercusión legal, y creo que tiene mucho que comprobar, yo también, pero estafó a medio mundo, no nada más a mí, a muchos empresarios, tiene que comprobar qué depósitos recibió, cuánto entregó, a quiénes les regresó depósitos, tiene qué comprobar, todo eso lo tiene que poner en la mesa, entonces lo veo muy complicado para él desgraciadamente”.

Finalmente, el intérprete de música regional mexicana confesó sentirse mal al respecto de este proceso. “Triste porque es una situación complicada, porque él se cerró muchas puertas, porque se le entregó una confianza muy grande, que abusó de esa confianza, que abusó del cariño, de la situación, de que mi padre se me estaba muriendo y lo hice cargo de una situación porque necesitaba estar con mi padre, y pensé que él lo entendía porque era su tío, desgraciadamente cuando le dejas las manos libres a una personas hace situaciones complicadas y ahora está dando como patas de ahogado, se está defendiendo como gato boca arriba”.

Foto Agencia México

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]