Marco Antonio, un joven de 24 años de edad, originario de Ciudad Juárez, Chihuahua, llegó a Puebla hace medio año para ingresar al negocio ilegal más lucrativo en la entidad: la venta de hidrocarburo robado, actividad por la que presuntamente este fin de semana sufrió un levantón en el municipio de Tochtepec.

Aunque las bandas dedicadas a extraer el hidrocarburo de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) están vinculadas al incremento en el número de ejecuciones como parte de la disputa por el control de este negocio, Marco Antonio logró salvarse y contar a las autoridades lo que le ocurrió.

Llegué a Puebla para vender huachicol

Eran aproximadamente las 21 horas del domingo cuando Marco Antonio llegó al Centro de Salud de Servicios Ampliados (CESSA) del municipio de Tochtepec custodiado por policías municipales de Huitziltepec a bordo de la patrulla CECSNSP-001.

Marco Antonio no podía caminar por propio pie, por lo que con la ayuda de cuatro uniformados logró descender de la patrulla y entrar al hospital. Con el pantalón ensangrentado pidió ayuda para mitigar el dolor en su pierna izquierda a causa de un disparo a la altura del muslo.

Mientras era atendido relató cómo fue que había recibido el disparo y reveló que apenas hace cinco o seis meses llegó a Puebla, proveniente de la frontera norte, específicamente de Ciudad Juárez, Chihuahua.

Sin tapujos, Marco Antonio reconoció que el motivo de su viaje a Puebla era dedicarse a la venta de hidrocarburo, actividad ilegal que realizaba junto con algunos conocidos en la Central de Abasto de Huixcolotla.

Hasta ese lugar se trasladaba diariamente desde su domicilio en San Lorenzo Ometepec, junta auxiliar de Tochtepec, sitio al que se dirigía cuando sufrió un presunto levantón este domingo.

Presuntos huachicoleros lo levantan y le disparan

Según narró Marco Antonio, cuando se encontraba en la carretera federal a San Juan Ixcaquixtla, a la altura del paradero de San Lorenzo Ometepec, fue abordado por un grupo de cuatro sujetos encapuchados.

Tras amagarlo con un arma de fuego, los sujetos se lo llevaron por la fuerza y después de varias horas lo abandonaron en las inmediaciones de Santa Clara Huitziltepec con un disparo en la pierna izquierda en la zona del muslo.

Marco Antonio se limitó a exponer sus hipótesis del por qué le había ocurrido eso, centrándose en la posibilidad de que estaría relacionado con algún grupo antagónico en la venta de huachicol.

A pesar de quedarse internado por la lesión en la pierna, Marco Antonio se encuentra resguardado por las autoridades municipales y ministeriales, así como de un agente del ministerio público a fin de realizar las indagatorias correspondientes y así corroborar la veracidad de su relato.