El nuevo modelo educativo no toca la deserción escolar ni la  inversión para garantizar el acceso a la educación, señaló el director del departamento de Ciencias Sociales, de la Universidad Iberoamericana, campus Puebla, Juan Luis Hernández Avendaño, quien criticó que hace más de tres años no se construye una universidad pública a nivel nacional que atienda el rezago en este nivel académico.

“No toca los temas de la deserción escolar, donde sabemos que casi 600 mil chicos y chicas de bachillerato desertan de la escuela pública al año, un problema muy serio y, segundo, no atiende algo que es fundamental: una de cada tres personas no logra entrar a la universidad.

No hay inversión para garantizar el acceso a la educación, particularmente en la educación media superior y superior”, dijo.

Dijo también que el nuevo modelo educativo presentado por el presidente Enrique Peña Nieto, tiene aspectos positivos, entre los que destaca la participación de muchos actores sociales y educativos.

Agregó que este modelo apunta a la autonomía curricular de las escuelas, situación positiva, ya que este punto no se planteó en la reforma educativa. “Las escuelas deben tener un programa curricular acorde al contexto. Se está apostando a que tengamos un plan de estudios según los contextos regionales, y eso me parece muy bien”, dijo.

Otro aspecto que resalta, dijo Hernández Avendaño, es la disminución de los contenidos, que hasta ahora son “atiborrantes”. Ejemplificó que anualmente se planean 10 contenidos, pero al finalizar el ciclo escolar los alumnos no aprenden porque al pretender abarcar tanto no se aprende bien.

Agregó que el nuevo modelo también resulta bueno para los normalistas ya que ayudará a una mejor formación y eso garantizará que en aulas planteen bien los temas, aunque señaló que la mejor calificación a este esquema será cuando ya se ejecuten los programas planteados.