Todo mundo ama las face with tears emoji, excepto los franceses que prefieren heart emoji, según un estudio sobre el uso global de emoji.

Utilizando una popular app disponible en 60 idiomas, investigadores de la Universidad de Michigan y de la Universidad de Pekin analizaron 427 millones de mensajes de casi cuatro millones de usuarios de teléfonos inteligentes en 212 países y regiones para ver si el uso del emoji era universal, o si había diferencias de uso dependiendo de la ubicación y la cultura del usuario.

“Los emojis están en todas partes. Se están convirtiendo en el lenguaje omnipresente que une a todos a través de diferentes culturas”, expuso Wei Ai, un estudiante de doctorado de la Escuela de Información  de la U-M y uno de los autores principales del estudio.

Ai y sus colegas encontraron que la cara con lágrimas de alegría es el emoji más popular, y comprende 15.4% de los símbolos totales en el estudio, seguido por heart emoji y heart eyes ermoji en segundo y tercer lugar, respectivamente.

Según los hallazgos, los franceses son los que más usan emojis, e incluyen un emoji en casi 20% de los mensajes, seguidos por los rusos y estadounidenses.

Confirmando las percepciones culturales, los románticos franceses prefieren los iconos asociados con los corazones, mientras que los usuarios de otros países prefieren los emojis relacionados con las caras.

Los investigadores exploraron otras preferencias culturales en el uso de emojis.

Los países con los niveles más altos de individualismo, como Australia, Francia y la República Checa utilizan más emojis felices.

En países donde los lazos entre individuos son estrechos, como México, Chile, Perú y Colombia, los usuarios utilizaron más emojis que expresan tristeza, ira y sentimientos negativos.

Las personas en sociedades con orientación a largo plazo y que tienden a tener valores que se centran en el futuro (es decir, la perseverancia y el ahorro) –como los franceses, húngaros, y ucranianos– tienen menos probabilidades de usar emojis negativos que aquellos que viven en sociedades con baja orientación a largo plazo como México, Colombia, Perú e Israel.

Contrariamente a sus percepciones como culturas altamente indulgentes, países como México, Colombia, Chile, y Argentina no usan emojis más positivos expresando felicidad.

En cambio, el estudio encontró que son más propensos a utilizar símbolos negativos, en comparación con las culturas conocidas por la moderación y la autodisciplina, como Turquía, Francia y Rusia.