La rosca de reyes es una tradición en donde celebramos la llegada de los Santos Reyes, quienes llegan con presentes para los niños de la casa.

Pero su origen no se dio dentro del cristianismo, sino que los expertos sitúan el nacimiento del roscón o rosca varios miles de años antes del nacimiento de Cristo.

Según el periódico ABC, los romanos celebraban una fiesta de origen pagano que duraba una semana y se extendía hasta el 25 de diciembre.

A fiesta se le conocía como “saturnales” y conmemoraba el nacimiento del sol, por su parte los romanos la celebraban consumiendo alimentos dulces y licores. Las saturnales romanas coincidían con el solsticio de invierno y el aumento paulatino de las horas de sol. Es decir, los romanos celebraban que poco a poco los días empezaban a ser más largos.

En estas celebraciones se elaboraban una especie de panes o pasteles redondos que se entregaban a la gente de clase inferior, como los esclavos y los plebeyos.

Estos alimentos tenían una composición muy distinta a las rocas de reyes actuales: se cree que estaban hechos a partir de calabaza, miel, higos y dátiles.

Lo que no ha cambiado es la costumbre de introducir dentro de la masa objetos con significado: en las saturnales nació la costumbre del haba.

Fue en el año 354 cuando comenzó a festejarse el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre y poco después los cristianos occidentales celebraron el 6 de enero la Adoración de los Reyes Magos (los europeos ortodoxos del este suelen celebrar el bautismo del niño Jesús).

La tradición de la rosca se afianzó durante la Edad Media en países como Francia y España, donde la preparación ha variado con los siglos. En México la tradición fue introducida en el siglo XVI y el haba fue sustituida por uno o varios muñecos hechos de porcelana y en la actualidad de plástico.

La rosca simboliza en el cristianismo el encuentro de los Reyes Magos con Jesús y se le conoce como Epifanía.

Su forma ovalada o circular se dice tiene que ver con el círculo infinito del amor a Dios, ya que no tiene principio o fin, aunque también evoca las coronas de los Reyes Magos, cuya fruta de múltiples colores simboliza un mensaje de paz, amor y esperanza.

Para los católicos, la Rosca de Reyes tiene tras sí una bella historia de fe y sacrificio de tres hombres que siguieron una estrella luminosa hasta Belén para adorar al Niño Dios, tradición que tiene sus comienzos en la Edad Media y llegó a México durante el Virreinato.

De acuerdo con el Museo de Arte Popular (MAP) la Iglesia Católica celebra La Epifanía, vocablo griego que significa manifestación, aparición, para recordar la revelación de Jesús ante los Reyes Magos o Santos Reyes.

El muñeco escondido dentro de la Rosca de reyes simboliza al Niño Jesús que los reyes no encontraban porque la estrella desaparecía.

Con información de ABC, Muy Interesante y El Universal

Foto Agencia Enfoque

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]

*******

Sigue a e-consulta Magazine en Twitter (clic aquí) y Facebook (clic aquí).