La implementación de mecanismos para una supervisión ciudadana y la implementación de sistemas de seguridad preventiva, son la clave para evitar que policías y autoridades estén coludidas con ilícitos como el robo a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Puebla.

Así lo explicó Antonio Mazzitelli, representante para México de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, quien resaltó que los controles de confianza a los cuerpos policiacos deben ser constantes.

En entrevista tras su participación en el II Coloquio Internacional sobre Impunidad y Justicia 2016, que se realiza en la Universidad de las Américas Puebla (Udlap), el especialista destacó la importancia de la implementación de nuevos cuerpos policiacos cercanos a la población y de un sistema de monitoreo constante por parte de la ciudadanía.

“La participación y lo que se llama la supervisión ciudadana de cómo operan las instituciones y, entre éstas, la policía, es el mejor instrumento para exigir a las instituciones y al poder político, policías e instituciones eficientes”, comentó.

Mazzitelli agregó que en diferentes municipios de México se pueden implementar esquemas de policías comunitarias que no sólo conozcan la zona en la que operan sino que  establezcan relaciones de confianza.

“No hablamos sólo de policías que conozcan el barrio y que sean conocidos por el barrio, sino que también logren instituir una relación de confianza con las comunidades. Hay diferentes modalidades para que todo esto pueda darse. Lo importante es la retroalimentación y con un sistema de la policía que se fortalezca: el policía no es el dueño de la comunidad sino la comunidad es dueña de los servicios de la policía”, comentó.

Durante su ponencia “La agenda multidimensional de la impunidad”, Antonio Mazzitelli explicó que para enfrentar los problemas de inseguridad e impunidad, México requiere fortalecer sus policías para que sean preventivas y actúen de manera cercana y próxima a las necesidades de la sociedad.

Resaltó que no se puede seguir implementando un sistema de justicia represiva y punitiva, sino terapéutica y restaurativa.