La Procuraduría General de la República (PGR) tiene en sus registros la “desaparición o robo” de cuatro armas de fuego desde  2013 a la fecha, en la entidad.

En contraste, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), sólo en los años 2013 y 2014, reporta el robo de 25 armas de las dependencias de las fuerzas de seguridad del estado.

Aunque la Agencia de Investigación Criminal (AIC), la Oficialía Mayor (OM), la Subprocuraduría de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales (SEIDF), la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) y la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales (SJAI); buscaron exhaustivamente en sus archivos, sólo encontraron 4 reportes de armas “extraviadas o desaparecidas” en las instancias que dependen de la Fiscalía General del Estado en los últimos 4 años.

Según los expedientes remitidos a este medio por medio del oficio PGR/utag/02491/2016, en las instalaciones de la actual FGE, exceptuando 2014,  ha desaparecido un arma corta por año desde 2013 a la fecha además de una arma larga también en 2016.

El dato contrasta con lo informado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en la respuesta folio 700070816: según el cual 25 armas habían sido sustraídas en las fuerzas de seguridad del estado en dos años: 2013 cerró con el reporte de 6 armas robadas y 2014 con 19.

Según versiones periodísticas, en los últimos 10 años, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) o Procuraduría General de Justicia había padecido el robo de armas: un total de 165 entre largas y cortas.

El portal LadoB, señaló que durante la administración de Rafael Moreno Valle se registró lasustracción de 120 armas del total de 165 reportadas. De 120 de esas armas sustraídas en el actual sexenio, 114 estaban en manos la Secretaría de Seguridad Pública”, según la publicación.

Versiones extraoficiales sostienen que hay un saqueo mayor que lo reportado y  ya venía ocurriendo desde 2011 aunque se agudizó en 2013.

[relativa1]