A casi un mes de haberse iniciado, las campañas por la mini gubernatura de Puebla han sido "sosas" y sin propuestas nuevas por parte de los candidatos, consideró el politólogo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Paulino Arellanes Jiménez.

En entrevista telefónica, el académico lamentó que los contendientes sigan una misma línea y prometan lo que en anteriores procesos electorales se ha escuchado.

Señaló que al no haber alguna propuesta nueva, la ciudadanía tiene menos interés en participar y a la vez tiene más descontento. Agregó que aún no se ha mencionado nada para mejorar el tema de la inseguridad, combatir la prostitución o generar obra pública que beneficie a los poblanos.

Arellanes Jiménez mencionó que algo que ha destacado en estas campañas es la guerra sucia, principalmente entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN).

No obstante, señaló que este tipo de actos por parte de ambos partidos genera menos empatía entre la sociedad poblana.

"Está la guerra sucia donde tratan de pegarle al contrincante. Las campañas que más son evidentes por los medios son las del PAN y el PRI, que están causando mucha molestia en la capital", sostuvo.

RMV sigue influyendo en el proceso electoral

Paulino Arellanes manifestó que a casi un mes de haberse iniciado las campañas, el gobernador Rafael Moreno Valle aún sigue "metiendo las manos" para favorecer al candidato de la coalición Sigamos Avanzando, Antonio Gali Fayad.

Aunque no abundó en detalles, el académico reprochó que Gali Fayad hable de generar empleo cuando como alcalde municipal de Puebla, apoyó el despido de burócratas del municipio.

"Desde antes y durante, Moreno Valle ha metido las manos para buscar el voto a través de la entrega de tinacos, la adquisición de la credencial del INE"; puntualizó.