En su declaración ante el Ministerio Público, el alcalde de Ajalpan, Gustavo Lara Torres, reconoció que no llamó a autoridades estatales para evitar el linchamiento en el que murieron los hermanos Copa Molina el pasado 19 de octubre.

Así lo indicó el procurador Víctor Carrancá Bourget, quien reiteró que fueron detenidas 12 de las 18 personas que fueron identificadas como responsables de suscitar el asesinato de los hermanos, por lo que están pendientes por ejecutarse seis órdenes de aprehensión más.

Durante una entrevista que otorgó este miércoles de manera previa a la inauguración del nuevo Centro Integral de Servicios (CIS) ubicado en la ex penitenciaría de San Javier, el funcionario estatal aseguró que el linchamiento ocurrido en Ajalpan –municipio ubicado en el sur del estado– no es un asunto concluido para la Procuraduría.

Carrancá detalló que en la declaración que Lara Torres rindió ante la PGJ como parte de las investigaciones que siguen por el caso, aseguró que no realizó ninguna llamada a autoridades estatales como las secretarías de Seguridad Pública (SGG) y General de Gobierno (SGG) para que acudieran al municipio y evitaran el linchamiento.

Es necesario recordar que un día después del asesinato de los hermanos Rey David y José Abraham Copado Molina a manos de los pobladores, el presidente municipal declaró que sí había llamado al encargado de despacho de la SGG, Jorge Benito Cruz Bermúdez, pero que éste no respondió al llamado.

Posteriormente, Cruz Bermúdez replicó que no recibió ninguna llamada y que fue él quien tuvo que comunicarse con el alcalde.

Tras las declaraciones del funcionario estatal, el presidente municipal se retractó de su dicho y aseguró que no llamó a algún representante del gobierno estatal.

El procurador refirió que se busca a los seis implicados que faltan por aprehender, pues insistió en que el caso no quedará impune.

Los hermanos fueron asesinados por una turba que los confundió con unos presuntos secuestradores, sin embargo, los hoy occisos, quienes eran originarios del Distrito Federal (DF), acudieron a Ajalpan a realizar encuestas sobre el consumo de la tortilla.