Opinión

¿Quién debe legislar el plagio en la BUAP?

Martes, Enero 24, 2023
Leer más sobre Guadalupe Grajales
Las academias de cada disciplina son las únicas capaces de aclarar lo que es el plagio académico
Licenciada en Filosofía por la UAP con Maestría en Filosofía (UNAM) y Maestría en Ciencias del Lenguaje (UAP). Candidata a doctora en Filosofía (UNAM). Ha sido coordinadora del Colegio de Filosofía y el posgrado en Ciencias del Lenguaje (BUAP), donde se desempeña como docente. Es la primera mujer en asumir la Secretaría General de la BUAP.
¿Quién debe legislar el plagio en la BUAP?

El pasado viernes el rector de la UNAM, en una transmisión abierta, hizo una serie de aclaraciones ante su cuerpo directivo. Su comunicación ratifica las medidas tomadas hasta ahora y anuncia otras. Lo relevante en este caso es examinar las razones que esgrime para fundamentar la validez de las decisiones adoptadas y de las que tomará en el futuro.

Empieza aludiendo al Dictamen Técnico del Comité de Integridad Académica y Científica de la FES Aragón, condenatorio de la ministra de la SCJN, pero no explica el origen de este dictamen. ¿Por qué se convocó a tal comité a dictaminar si hubo plagio o no? Por la “denuncia” de un ciudadano en un medio de comunicación. Esta denuncia no sólo afirma quién plagió a quién, sino que además concluye que la directora de ambas tesis es “cómplice” de la ministra.

La “denuncia ciudadana” salió el 21 de diciembre, ya en pleno período vacacional, y el 11 de enero ya estaba listo el dictamen señalando a la ministra como plagiaria y el 17 de enero ya habían rescindido a la directora de su tesis. ¿Justicia rápida y expedita? Más bien se trata de un conjunto de sanciones aplicadas sin mediar ninguna posibilidad de que las acusadas respondieran a las faltas que se les imputaron.

El asunto ahora se dirimirá en las instancias judiciales externas a la UNAM, pero en lo que toca a ésta, las acusadas son culpables. El escenario es muy claro: toda la fuerza del aparato universitario para justificar los castigos infligidos: el escarnio público y la rescisión.

Más artículos del autor

Es más, esto no les basta, pues señalan que darán a la Ministra “la oportunidad de defenderse”. No sabemos de qué, si ya el rector de la UNAM ha declarado que existen vacíos en la legislación universitaria que impiden retirarle el título a la ministra. Y por mucho que “llenen los vacíos legales” de la legislación universitaria, ésta no es aplicable de manera retroactiva.

Sin embargo, el linchamiento mediático de la ministra y de la directora de su tesis no resuelve el meollo del asunto que es la comisión del plagio.

Sabemos que para castigar una conducta inaceptable se necesitan al menos dos cosas: que se establezcan las circunstancias en las que se incurre en esta conducta, así como la sanción que amerita. Ahora bien, ¿quién debería encargarse de esto en una universidad? Me parece obvio que, si se trata del plagio de tipo académico, éste debe ser caracterizado por la propia academia en el ejercicio de sus tareas en los diferentes niveles educativos dentro de la universidad. No se trata de nombrar una comisión, pues ya existe una comisión de legislación del consejo universitario, ni tampoco se trata de delegar esta importante tarea en la oficina de la abogacía general de la universidad, ni mucho menos esperar un dictamen de cualquiera de las vicerrectorías.

Más bien, cada una de las academias que cultivan las distintas disciplinas humanísticas, científicas, tecnológicas y del sector salud deben deliberar y proponer los ordenamientos normativos que recogerían de esta manera la diversidad y la especificidad del trabajo académico realizado en nuestra universidad.

Claro que elaboradas las propuestas tendrán que pasar por el procedimiento establecido para aprobar cualquier norma al interior de la universidad y sabemos que la única instancia facultada para hacerlo es el consejo universitario.

Pero lo que esperamos los universitarios no es una aprobación express por unanimidad. Queremos que se discuta ampliamente en el seno de cada academia de cada unidad académica para que sus representantes ante el consejo universitario viertan los argumentos y las razones que se han expuesto para configurar un ordenamiento jurídico que prevea y resuelva los problemas para los que fue elaborado.

¿No les parece a ustedes de la mayor importancia tomar nota de la relevancia que tiene la elección que se avecina en el mes de marzo, la elección del consejo universitario y prepararnos para representar y ser representados en nuestro máximo órgano de gobierno?

Vistas: 988

Loadind...