Opinión

El acceso a la información, camino hacia la libertad

Martes, Septiembre 27, 2022
Leer más sobre Fernando Manzanilla Prieto
La accesibilidad a la información es un imperativo para los estados que se precien de ser liberales
Soy Fernando Manzanilla Prieto, desde hace 20 años la vida me ha dado el privilegio de servir a las familias poblanas. Mi mayor anhelo es que a mí Estado le vaya bien. 
El acceso a la información, camino hacia la libertad

Este próximo 28 de septiembre se conmemora el Día Internacional por el Derecho de Acceso Universal a la Información, una de las garantías más importantes e irrenunciables para los mexicanos, debido a que contar con información pública fidedigna y oportuna constituye una condición básica para el ejercicio no sólo de este derecho, sino de otros fundamentales.

Aunado a ello, representa un medio eficaz para combatir la corrupción, ya que indiscutiblemente este derecho está ligado a la transparencia, la cual inhibe y contrarresta el ejercicio arbitrario de los funcionarios y de quienes ejercen recursos públicos, al tiempo que le otorga a la ciudadanía un mayor control de los asuntos públicos.

Este derecho está reconocido en instrumentos internacionales como en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como el artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966) y en el artículo 13 de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos (1969).

En México se encuentra consagrado en el Artículo 6° de la Constitución Política, además de la propia Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Gubernamental, así como en la General y las legislaciones locales de cada estado.

Es así que este derecho humano comprende solicitar, investigar, difundir, buscar y recibir información; y amplía las obligaciones de los entes públicos, estableciendo que deberán poner a disposición de la ciudadanía toda la información que derive del ejercicio de sus facultades, competencias o funciones, y deberá mantener actualizada esta información en sus respectivos medios electrónicos.

Es por ello que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) destaca que los principios en torno al derecho de acceso universal a la información pueden ser cruciales para el desarrollo, la democracia, la igualdad y la prestación de los servicios públicos.

Los ciudadanos informados pueden tomar decisiones informadas, por ejemplo, cuando van a las urnas. Solo cuando los ciudadanos sepan cómo son gobernados, podrán hacer que sus gobiernos rindan cuentas por sus decisiones y acciones.

Y es que la información es poder, es influencia. Por tanto, el acceso universal a la misma es una piedra angular de sociedades del conocimiento, saludables e inclusivas.

Aunado a ello, es parte integral del derecho a la libertad de expresión. Los medios de comunicación juegan un papel crucial en informar al público sobre temas de interés, pero también se basan en la capacidad de buscar y recibir información. Por tanto, el derecho al acceso universal a la información también está ligado al derecho a la libertad de prensa.

Es así que este derecho a saber favorece el desarrollo y la igualdad al reducir la brecha del conocimiento, contribuye a la prevención y combate la corrupción, fomenta la participación ciudadana y fortalece la democracia.

Sin embargo, muchas de las sociedades a nivel mundial aún se encuentran en vías de desarrollo en el impulso a este derecho.

La encuesta 2021 sobre Acceso a la Información Pública de la UNESCO reveló que de los 91 países y territorios con leyes de Acceso a la Información, solo el 44% (40) tenía datos en 2020 sobre la cantidad de solicitudes de información recibidas, mientras que el 56% restante (51) solo tenía algunos datos de 2018 o 2019, o ningún dato.

Los bajos puntajes en disponibilidad de datos también se registraron en el número de recursos procesados ​​por las instituciones de supervisión. De los 91 países y territorios, solo el 57% (52) tenía datos en 2020, mientras que el 43% restante (39) solo tenía datos de 2018 o 2019, o no tenía datos en absoluto.

Estas cifras en 2020 sugieren que los organismos públicos tuvieron dificultades para monitorear cómo trataban y daban seguimiento a las solicitudes de acceso a la información durante la pandemia de COVID-19, cuando algunos países suspendieron los compromisos con los tiempos de respuesta.

Es así que vemos que garantizar el acceso público a la información sigue siendo un reto muy importante, ya que más allá de que sea un instrumento efectivo para promover la participación ciudadana, no se limita a información relacionada con la gestión de recursos públicos, sino también de información específica que facilita la toma de decisiones sobre temas que inciden en la vida cotidiana.

Pero lo más importante es que la accesibilidad a la información, unida a la ética pública, la transparencia y la rendición de cuentas, constituyen un imperativo de la globalización para todos los países.

Incluso, el propio Índice de Libertad Humana, creado por el Instituto Cato de Massachusetts y el Instituto Fraser de Canadá, considera como uno de sus principales indicadores a la expresión e información.

Es así que tengamos presente que hablar del derecho de acceso a la información es hacer referencia a la propia libertad que como ciudadanos tenemos y que, de manera insoslayable, está ligada a la paz y la justicia a nivel mundial.

 

Vistas: 920

Loadind...