Diálogos en el infierno

Jueves, Noviembre 25, 2021 - 06:51

No hay democracia ni nada que se le parezca sin plena libertad de prensa

Diletante. Apasionado del ensayo como género político-literario, liberal de 24 horas con estudios en Antropología Social. Líneas de interés: las desigualdades y pobreza, aderezadas con una pizca del papel de los intelectuales en sociedades democráticas.

Maquiavelo: […] pues bien, vislumbro la posibilidad de neutralizar a la prensa por medio de la prensa misma, puesto que el periodismo es una fuerza tan poderosa, que derrota gobiernos; ¿sabéis que haré en mi reino? Se hará periodista, será la encarnación del periodismo.

Montesquieu. ¡Extraña sorpresa me deparáis!

Maquiavelo: […] contaré el número de periódicos que representan lo que vos llamáis la oposición. Si hay diez por la oposición, yo tendré veinte a favor del gobierno; si veinte, cuarenta; si ellos cuarenta, yo ochenta. Ya veis para qué me servirá la facultad que me he reservado de autorizar la creación de nuevos periódicos políticos.

Montesquieu: Es muy sencillo, en efecto.

Maquiavelo: Dividiré los periódicos leales a mi poder, en tres o cuatro categorías. Pondré en la primera a un determinado número de periódicos de tendencia francamente oficialista, que en cualquier circunstancia defenderá a ultranza mis actos de gobierno. No serán, claro está, los que tengan máximo ascendiente sobre la opinión. En el segundo colocaré una falange de periódicos cuyo carácter será oficioso; tendrá la misión de ganar a mi causa a los hombres tibios e indiferentes que aceptan sin escrúpulo lo constituido.

En los periódicos de la categoría siguiente es donde se apoyarán las más poderosas palancas de mi poder. En ellos el matiz oficial u oficioso se diluye en apariencia, puesto que los periódicos estarán todos ligados por la misma cadena a mi gobierno; visible para algunos, invisible para otros. Contaré entonces con un órgano adicto en cada opinión, en cada partido; tendré un órgano aristocrático en el partido aristocrático; uno republicano en el partido republicano; uno revolucionario en el revolucionario; un órgano anarquista, de ser necesario, en el partido anarquista. Mi prensa tendrá cien brazos y dichos brazos se darán la mano con todos los matices de la opinión.

Quienes crean hablar su lengua hablarán la mía, quienes crean agitar su propio partido, agitarán el mío, quienes creyeran marchar bajo su propia bandera, estarán marchando bajo la mía.

*

Montesquieu: […] podéis pasar ahora a la vigilancia que ejerceréis sobre los libros.

Maquiavelo: […] aunque ya casi no se leen libros. No tengo la intención de dejarles la puerta abierta. En primer lugar, obligaré a quien quiera ejercer la profesión de impresor, de editor o de librero a proveerse de una licencia, de una autorización que el gobierno podrá retirarle en cualquier momento, ya sea directamente o por medio de decisiones judiciales.

Montesquieu. […] en nuestros días nadie, sino los pobres diablos, piensan en escribir libros. El fisco desalentará la vanidad literaria y la ley penal desarmará a la imprenta, porque haré al editor y al impresor responsables, criminalmente, del contenido de los libros. Es preciso que, en el caso de que haya escritores lo bastante osados para atreverse a escribir obras en contra del gobierno, no encuentren nadie que se las edite. […] antes de dar a luz obras nuevas, los editores e impresores deberán consultar; presentarán aquellos libros cuya impresión les hayan sido requerida; de esta manera el gobierno estará siempre convenientemente informado acerca de las publicaciones que se preparan contra él; procederá, de juzgarlo conveniente, al secuestro preliminar de las ediciones y entablará querella contra los autores ante los tribunales.

**

Maquiavelo: En El espíritu de las leyes observáis con sobrada razón, que a la palabra libertad se le atribuyen los significados más diversos. “La libertad es el derecho de hacer aquello que está permitido por las leyes”.

Montesquieu: ¿Cómo os defenderéis frente a la prensa?

Maquiavelo. Si decidiera pura y simplemente suprimir los periódicos, enfrentaría la susceptibilidad del público, y siempre es peligroso desafiarla abiertamente; mi intención es proceder por medio de una serie de disposiciones que parecerán simples medidas. Decreto que en el futuro no se podrá fundar ningún periódico sin la previa autorización del gobierno; pues es fácil imaginar que los periódicos que en el futuro autorizaré serán en todos los casos órganos leales al gobierno.

Montesquieu: Una objeción: el espíritu de un periódico cambia con el personal de su redacción; ¿cómo podéis evitar una redacción hostil a vuestro gobierno?

Maquiavelo. […] me preguntáis cómo neutralizaré una redacción hostil. A decir verdad, de la manera más simple. Agregaré (en la ley) que la autorización del gobierno es necesaria para cualquier cambio en el personal de los jefes de redacción o directores del periódico.

Montesquieu: pero los periódicos antiguos […]

Maquiavelo: ¡Oh, aguardad! Aplico a todos los periódicos presentes o antiguos medidas fiscales que los frenarán en la medida necesaria.

**

Montesquieu: ¡Oh! Si vais a buscar cargos contra la prensa, os será fácil hallar un cúmulo. Si preguntáis para qué sirve, es otra cosa. Impide, sencillamente, la arbitrariedad en el ejercicio del poder; obliga a gobernar de acuerdo con la constitución; conmina a los depositarios de la autoridad pública a la honestidad y al pudor, al respeto de sí mismos y de los demás. En suma, para decirlo en una palabra, proporciona a quien quiera se encuentre oprimido el medio de presentar su queja y ser oído. Mucho es lo que puede perdonarse a una institución que, en medio de tantos abusos, presta necesariamente tantos servicios.

Maquiavelo: Hacedlo comprender a las masas; contad el número de quienes se interesarán por el destino de la prensa, y veréis.

Montesquieu: […] creo preferible que paséis ahora mismo a los medios prácticos para amordazarla.

Maquiavelo: Es la palabra, en efecto; no sólo me propongo reprimir al periodismo.

Montesquieu: Sino a la imprenta misma

Maquiavelo: Veo que comienzas a utilizar la ironía

Montesquieu: Dentro de un momento me estará vedada, puesto que vais a encadenar la prensa en todas sus formas

(Tomado de Maurice Joly, Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu, 1974. No está demás recordar que Montesquieu es el autor del tratado El espíritu de las leyes; Maquiavelo de El príncipe).

Chayo News

“Desapruebo lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”: Voltaire

“Cuando hay verdadera libertad de imprenta, la prensa es el eco de la opinión pública”: Francisco Zarco

“Cuando los gobiernos se empeñan en tener defensores asalariados desde la prensa, es porque creen que ningún hombre que escribe conforme a su conciencia podrá defenderlos; entonces ellos contribuyen a generalizar la degradación de la inteligencia, prostituyen el pensamiento, trabajan contra la libertad y tienen parte en al parte en la venalidad y desmoralización de la prensa”: Francisco Zarco

“Hay dos formas de asegurar la ignorancia. Una es ocultar la información. La otra, difundirla con profusión”: Sergio Sarmiento

“La experiencia ha demostrado a lo largo de los siglos que el primer enemigo de la libertad de prensa –que no es el único– ha sido siempre el poder político”: Juan Luis Cebrián

“No se puede hablar de democracia en ausencia de una prensa que no tenga las garantías suficientes para desarrollar su labor”: Joaquín Estefanía

“La libertad de pensar y publicar lo que se quiera es el origen de muchos males”: Papa León XIII

“Un buen periodista es siempre un mal político”: anónimo

“La izquierda sufre una suerte de parálisis intelectuales. Es una izquierda murmuradora y retobona, que piensa poco y discute mucho. Una izquierda sin imaginación”. Octavio Paz

Chayo News ll

Los Tonos Humanos regresan a Pahuatlán con un paquete de tres conciertos de navidad (19 y 20 de diciembre). En un hecho histórico en ese pueblito extraviado en las hondonadas de la Sierra Norte, por vez primera las actividades específicamente culturales se descentralizan a las comunidades indígenas nahuas y otomíes. En específico Xolotla, San Pablito y cabecera. Se trata de un acuerdo guiado por el presidente municipal, Eduardo Romero, los párrocos, mayordomos, las autoridades auxiliares y la gestión de la asociación civil PIRED.

El compromiso manifiesto del ayuntamiento es alentar acciones encaminadas a fortalecer la cohesión social y la identidad cultural, con total respeto a la pluralidad étnica y la diversidad cultural que caracteriza a la población del municipio. No está demás recordar en este punto que Los Tonos Humanos son un grupo de culto que toca música barroca, de los siglos XVI al XIX. Los conciertos se realizan dentro de la iglesia.

La música fue la base de la evangelización de la población indígena emprendida por los primeros misioneros católicos que llegaron a la región a mediados del siglo XVI. Impedidos por el lenguaje, los sacerdotes recurrieron a los cantos. Aquí el primer mestizaje. El grupo ha constituido su repertorio musical sobre esa base, que de nuevo se podrá escuchar en los mismos espacios de hace 500 años.


Blogs