Lecturas del aniversario de la Independencia

Viernes, Septiembre 17, 2021 - 06:25

La conmemoración junto a la relación bilateral con Cuba despertó dos reacciones antitéticas

Sociólogo y Maestro en Administración Pública. Ha laborado en el gobierno federal y gobiernos locales en áreas de seguridad, gobierno y salud. Ha sido profesor en: UDLAP, IMIDECIP, Instituto Técnico de Formación Policial de la CDMX y en el INAP.

Singular por motivos disímiles resultó la conmemoración de los 211 años del inicio de la gesta independentista de nuestro país.

Siempre es gratificante observar el acto y el desfile cívico militar que se lleva a cabo los 16 de septiembre de cada año. Previamente el gobernante en turno arenga a la gente la noche previa con lo que considera de importancia para el momento, sin embargo, el desfile mantenía una misma esencia. Comentemos al respecto:

Lo militar. Resalta la presencia de contingentes de las fuerzas armadas de otros países, son una muestra de cordialidad tanto por invitarlos como por su participación en el desfile. Por otra parte, cada año se aprecia algo distinto en los contingentes del ejército, la armada, la fuerza aérea, la guardia nacional, las instituciones educativas militares y la charrería, cuyas cualidades son descritas por los narradores del acto marcial.

Lo político. Se aprovechó la conmemoración para evocar la relación México–Cuba, así como manifestarse por la situación que prevalece en el momento. Es conocida la solidaridad entre ambos países y los lazos políticos y sociales entre ambas sociedades. El alcance de esta situación sobrepasa lo bilateral hasta alcanzar lo continental.

La conmemoración del 16 de septiembre representa para la inmensa mayoría de los mexicanos algo propio y profundo en nuestras raíces que nos dan identidad nacional. Las formas empleadas para conmemorar lo mexicano devienen de la colonia, donde se forjó una nueva cultura fusión, por sólo citar la comida típica, la virgen o el mariachi.

Por ello, la independencia se funde con el nacionalismo que nos da identidad y nos distingue en el concierto de naciones; no es necesario arroparla con otras manifestaciones políticas; lo mismo puede decirse de Cuba.

Presentar la conmemoración de la Independencia junto a la relación bilateral con la isla y la postura ante su situación, despierta al menos dos reacciones antitéticas: 1. Las que se manifiestan en contra por la situación democrática del gobierno cubano y 2. Las que consideran como necesario el apoyo a su régimen.

Surgen algunas interrogantes: ¿por qué no desfiló un contingente del ejército de nuestro principal socio comercial, los Estados Unidos de América?, ¿ustedes que opinan de la presencia de Cuba en el acto de conmemoración nacional?

El poeta inglés John Donne expresó: “Sé tu propio palacio o el mundo será tu prisión”.

secretariadoejecutivo1313@gmail.com