El virus latinoamericano

Jueves, Mayo 13, 2021 - 08:56

La sociedad vive injusticias, violencia y desigualdad resultado de la corrupción y la impunidad

Poblana, estudiante de Comunicación, fotógrafa, egresada del Bachillerato Internacional 5 de Mayo, creadora del blog El Centinela Journal,  https://elcentinelajournal.wixsite.com/elcentinela Amante de descubrir nuevos lugares, lectura, música y Fórmula 1  

La semana pasada los sucesos ocurridos en Colombia y la Ciudad de México dieron la vuelta al mundo mostrando un reflejo de lo que se vive en los países Latinoamericanos, es decir, los problemas como: la corrupción, impunidad, violencia y desigualdad que cobran la vida de cientos de personas.

A pesar de las formas diversas de vivir y las diferencias en la cultura, la mayoría de los países latinoamericanos enfrentan los mismos problemas estructurales que no permiten condiciones de vida dignas para todos y todas. La corrupción e impunidad siendo algunas de las principales razones.

De acuerdo con el Indicador de Corrupción del Centro de Estudios Latinoamericanos, los niveles generales de corrupción en América Latina alcanzan un porcentaje de 67.65%; donde México tiene un porcentaje de 77%, siendo el sexto país de la escala con un nivel alto en corrupción.

Relacionados a esta cifra también se encuentra la Impunidad, donde el Índice Global de Impunidad 2020 realizado por la Universidad de las Américas Puebla, expone que dentro de los diez primeros países con niveles altos de impunidad se encuentran Honduras, Paraguay, Guyana, México y Guatemala.

Ambos factores en conjunto propician el escenario perfecto para que diferentes delitos, en mayor medida los relacionados con la violencia, sigan perpetuándose y agravándose.

Por otro lado, la violencia y la desigualdad son factores importantes cuando se describen las condiciones de vida en Latinoamérica. De acuerdo con la ONU, “el 20% más pobre de la población se queda con cerca del 4% del ingreso total del país, mientras que el 20% más rico se queda con casi la mitad de todo el ingreso”.

Una brecha de esta magnitud se vio agravada con la llegada de la pandemia, donde aquellas personas con poco ingreso y perteneciente en su mayoría al sector informal de la economía, disminuyeron sus ingresos, mientras que los grandes empresarios aumentaron su riqueza. 

Una sociedad con una brecha de desigualdad de estos niveles, en conjunto con la corrupción, impunidad y violencia tiene consecuencias en la capacidad de garantizar los derechos humanos de las personas, donde, desgraciadamente es el grupo menos favorecido el que se ve afectado.

Los datos del último informe de Amnistía Internacional explican que las violaciones a derechos humanos se han visto en distintos países en aspectos y situaciones similares.

Un ejemplo de ello es la detención arbitraria, donde la organización clarifica que: “los gobiernos no deben utilizar la pandemia como excusa para justificar el uso excesivo de la fuerza […] Represión no es protección”, haciendo referencia a casos como la detención de Giovanni en México, o a las detenciones por supuesto incumplimiento a los toques de queda en Republica Dominicana.

También, se incluyeron las violaciones a la libertad de expresión, donde en casos como en Brasil se registraron 449 ataques a periodistas entre enero 2019 y septiembre 2020. O los asesinatos de periodistas en México y el hostigamiento gubernamental.

La violencia de género es otro de los casos recurrentes, donde por ejemplo en México ocurren aproximadamente 11 feminicidios al día o en el caso de Argentina las llamadas de emergencia relacionadas a violencia de género aumentaron un 18%.

Es de esta forma que se observa un hartazgo social alto que se ha visto reflejado en las marchas y protestas de miles de personas que salen a las calles a exigir sus derechos, y que, en múltiples ocasiones, como en el caso reciente de Colombia, son reprimidos.

En las fotos que circularon en redes sociales hay una en especial que describe no sólo la situación del país sino la de toda Latinoamérica: “Si el pueblo marcha en pandemia es porque el gobierno es más peligroso que el virus”.

Lo que hoy ocurre en Colombia y el derrumbe de la Línea 12 del Metro en la Ciudad de México son sólo una muestra de lo que la sociedad vive diariamente: las injusticias, violencia y desigualdad, las cuales son resultado de un virus estructural: la corrupción, impunidad y abuso de poder.


Encuesta