El enemigo

Martes, Mayo 11, 2021 - 08:11

La delincuencia organizada es un delito que requiere de un tratamiento diferente

Sociólogo y Maestro en Administración Pública. Ha laborado en el gobierno federal y gobiernos locales en áreas de seguridad, gobierno y salud. Ha sido profesor en: UDLAP, IMIDECIP, Instituto Técnico de Formación Policial de la CDMX y en el INAP.

La delincuencia organizada es considerada como un peligro por lo que su tratamiento es diferente al de otros delitos. Recientemente se conoció que no se le comprobó a un narcotraficante el delito de delincuencia organizada.

De acuerdo con la Ley Federal en la materia este delito se define así: “Cuando tres o más personas se organicen de hecho para realizar, en forma permanente o reiterada, conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin o resultado cometer alguno o algunos de los delitos siguientes, serán sancionadas por ese sólo hecho, como miembros de la delincuencia organizada”. Actualmente la Ley considera 17 diferentes tipos de estos delitos.

¿Qué se puede comentar al respecto?

Delincuencia organizada.- Cuando fue detenido el nuevamente famoso “Güero” no existía el delito de la delincuencia organizada, ya que en México la ley data de 1996.

Legislación de excepción.- Al delincuente organizado se les considera como un peligro, por lo que muchos países aplican el “Derecho del Enemigo” y así el tratamiento jurídico es diferente al de otros delincuentes.

Figuras especiales.- Nuestro país considera al arraigo, la prisión preventiva oficiosa y las técnicas especiales de investigación, como modalidades que auxilian a las autoridades en el control del crimen organizado.

La evolución de las TIC’s permite ahora desarrollar algunas técnicas especiales de investigación, de tal forma que se pueden obtener evidencias para judicializar en la impartición de la justicia.

Por otra parte, considerando que el delito de esta naturaleza es internacional, actualmente es conveniente que los países colaboren entre sí, pues es imposible que una sola autoridad nacional pueda con la dimensión del conflicto.

Sin embargo, existen críticas a esta postura pues con argumentos de que todos son iguales ante la ley en el debido proceso y en los derechos humanos, se cuestionan tanto las técnicas especiales de investigación, como las figuras jurídicas prevalecientes en la Constitución General de la República.

Aristóteles expresó: “Se piensa que lo justo es lo igual, y así es; pero no para todos, sino para los iguales. Se piensa por el contrario que lo justo es lo desigual, y así es, pero no para todos, sino para los desiguales”.

 

secretariadoejecutivo1313@gmail.com


Encuesta