Generaciones perdidas

Martes, Febrero 2, 2021 - 09:52

Las generaciones se olvidan en esa pérdida de tiempo por su indefinición de sueños

Doctor en Administración Pública. Profesor investigador del instituto de Ciencias de Gobierno y desarrollo estratégico de la BUAP Miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel 1 del CONACYT. Autor de 5 libros

 

-¿Cómo poder cambiar si no nos esforzamos en hacer las cosas diferentes?-.

Ricardo, se quedó pensado en su vida, en la de su papá y su abuelo, en esa búsqueda incansable del éxito ¿pero que era el éxito?

¿La búsqueda insaciable de la riqueza?

¿El trabajo ideal en la capital?

¿El matrimonio con la chica de la secundaria?

¿El manejar un vehículo deportivo y tener otros más de colección?

¿Quizá el ser reconocido en el arte, o quizá del espectáculo o de la ciencia?

¿Fundar una empresa exitosa?

No debía perder tiempo, urgía decidir y generar una idea propia, una que cuidara por muchos años hasta que se acercara más su sueño primario.

-No puedes dejar que se quede en sueños o en un impulso, debes comenzar a hacerlo realidad y verás cómo la realidad lo irá aprovechando o consumiendo-.

-¿Pero quién me enseñó a realizar los sueños?-

-Todo el tiempo recibiendo órdenes y desanimándome diciéndome que debía ser mas realista-

-Muchos llamaron loco a Ford, a Einstein, a López Mateos, ¿Pero a cuántos en realidad los apoyaron? ¿O acaso esas oposiciones fueron en verdad el motor que los impulsó a esforzarse más? ¿O habrían escalado más y aun mejor esos logros?-

Hacia dónde va la academia, en realidad esta planeada para que la gente crea en ellos o solo surgen talentos por méritos personales y no se generan grupos de arte o de apoyo que los impulsen, así como el ahorro que no enseña a invertir, menos a emprender, como si el acto pasivo del ahorro fuera la panacea de la generación de riqueza.

Ricardo reflexionó más de una noche y pasó por el ministerio de guerra, por el ministerio de comercio, decidió hacer una familia, al final descubrió que le apasionaba las artes, en sus ratos libres.

¿Hasta dónde la catedra se atreve a generar jóvenes emancipadores de su vida o será por un grupo de poder se protege cortando las alas de la imaginación de niños y jóvenes mientras se pudre ella misma en el sueño de la máxima ganancia en su efímera existencia?

 

El estratega de vida: comencemos a soñar sin dejar que pase el tiempo, el tiempo es lo único que nos limita.

Twitter: @romansanchezz

 


Encuesta