Puebla necesita empatía, sensibilidad y estadistas

Jueves, Diciembre 24, 2020 - 15:54

Puebla sigue en pausa desde aquel 24 de diciembre de 2018

De Acatzingo. Politólogo BUAP. Director Atención Ciudadana Ayuntamiento de Puebla, Encargado de despacho de la Coordinación General de Delegaciones de la SEDESOL del Gobierno de Puebla y Asesor de Municipal. Responsable de Enlace Legislativo en el Congreso de la Unión

Cuando eres funcionario público no hay día ni hora de descanso, pues la confianza que depositan los ciudadanos en un candidato y su equipo, se debe agradecer ya siendo gobierno con acciones y hechos que demuestren que se pueden hacer bien las cosas, y por supuesto que es posible dejar mejor el lugar donde vivimos de cómo se encontró, éste fue el ejemplo del ex Gobernador Rafael Moreno Valle Rosas; así como de la Gobernadora Martha Erika dejó la enseñanza que todo acto de gobierno debe tener sentido humano porque son las personas quienes realmente deben importar a los gobernantes.

Con esa visión de gobierno, sumada a la del ex Gobernador Tony, se transformó Puebla y dejó de ser el Estado donde los cargos públicos eran por compadrazgos y no por resultados, a un lado quedaron los poblanos preciosos, para dar paso al talento y la grandeza poblana, en esos tiempos los gobernadores demostraron que ser mujer puede ser sinónimo de oportunidad y no de maltrato; aquella Puebla que abrió los ojos en 2010, hoy tiene la esperanza de recuperar el lugar que nos corresponde ante los ojos de todo el país y que se perdió el día que nos arrebataron a nuestros ex gobernadores Martha y Rafael.

Esa Puebla que se puso en pausa aquel 24 de diciembre de 2018 y qué hasta la fecha ha sido imposible ponerle play al ritmo de transformación que se tenía.

Afortunadamente esas lecciones de vida quedaron plasmadas en mujeres y hombres que aprendieron a ser críticos propositivos y también resolutivos, quedó la escuela con el ritmo de trabajo que se necesita para buscar y generar cambios que demuestren que origen no es destino.

Quienes estuvimos en esos equipos de trabajo, tenemos la obligación moral de poner al servicio de la sociedad lo aprendido con aquellos maestros de vida, teniendo como máximo que Puebla es nuestra causa en común.

Hoy los liderazgos identificados con esa visión de gobierno, como Genoveva Huerta, Carlos Martínez y Laura Escobar que son líderes estatales de partido, tienen una gran tarea para encaminar a la mayoría de los municipios a retomar esa ruta de transformación que ellos iniciaron.

Más allá de los homenajes que se les puedan hacer a dos años de esa pérdida irreparable para Puebla, la mejor forma de honrar sus memorias será poniendo en práctica las lecciones de vida que ellos dejaron, siendo empáticos con los poblanos, sensibles a las necesidades, pragmáticos y estadistas.

Twitter: @IrvinGarciaRami


Encuesta