El netizen frente a la pandemia

Miércoles, Julio 22, 2020 - 08:44

Joven apasionado por la vida y el bien común, profesionista de la Comunicación y Maestro en Humanidades Anáhuac Puebla. Escritor, conferencista -dramaturgo motivacional. Fundador “Speaker Show, Formando con Locura”, empresa de eduentretenimiento

El "ciudadano de la red" o "netizen" como lo llama el escritor americano Michael Hauben, es el modelo de respuesta ejemplar ante la crisis de hiperconexión y desinformación que se vive en plena pandemia. Sobre todo ahora que el internet se ha convertido en la primera fuente de información inmediata en todo el mundo frente al confinamiento. Decidir ser un "netizen" implica no solo ser un navegante más de la red que transita y absorbe todo de manera indiscriminada, sino como el propio acrónimo lo revela, es alguien que se asume con derechos y obligaciones al navegar, que es corresponsable de lo que consume y comparte, con la intención de construir y no de destruir.       

La hiperconexión antes de la cuarentena ya era un problema social del que no se era consiente, o al menos del que no se quería voltear a ver, pues la población accedía a la web no necesariamente para comunicarse u obtener información, sino en su gran mayoría para el ocio enfocado en redes sociales, juegos y pornografía según el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad de España, catalogando la adición al celular (nomofobia) como una probable patología a incluir en el DSM-5, la biblia de los psiquiatras. Sin embargo, ahora que las necesidades primarias de comunicación salen a flote ante la escasa o nula interacción social, la tendencia en el uso de estas herramientas se comienza a revertir durante el confinamiento, ya que los usuarios ahora explotan al máximo todas las plataformas virtuales para subsidiar la comunicación faltante en los diferentes ámbitos de la vida, dándole el verdadero uso y fin a la tecnología.

Actualmente la hiperconexión ya no es causada por el ocio, sino por la "supervivencia", debido a que el "estar conectado" se ha vuelto indispensable para sobrevivir mientras se está encerrado, ahora muchos trabajos son en línea; seminarios, conferencias, clases, reuniones, compras, casi todo se volvió virtual, suerte que la humanidad ya contaba con la tecnóloga adecuada para responder temporalmente con una vida on-line, ¿te imaginas sino hubiera sido así?, ya veremos después las consecuencias de la vista y otros temas fisiológicos ante la exposición extrema en la pantalla, pero eso, es harina de otro costal.

Pero lo que si nos compete analizar en este artículo, es la consecuencia de estar todo el tiempo conectados, pues información nos llega por montones y no sabemos filtrar ni discriminar la real de la falsa, ni tampoco estamos educados para asimilar y distribuir la que nos es útil y la que no,"infoxicándonos" de noticias negativas todo el tiempo, accion que daña nuestra salud mental y  nos genera estrés, cuestión que también impacta en nuestro organismo.

Por esto mimo, ser "ciudadanos de la red" (netizens) responde de manera ejemplar a convertirnos en agentes de cambio que propician la construcción de una comunidad virtual basada en el bien común, una población de internautas que asume con criterio y prudencia lo que la web le ofrece, depurando aquello que le sirve y aquello que no, anteponiendo siempre una cultura del encuentro, cara a cara con el otro. "Hay personas en línea que contribuyen actívame al desarrollo de la red, esta personas entienden el valor del trabajo colectivo y lo aspectos comunes de las comunicaciones públicas, son personas que discuten y debaten temas de manea constructiva y brindan orientación y ayuda a los recién llegados."' (Hauben, M. 1997. Netizens)


Encuesta