Domingo, 20 de Octubre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



No estaban muertos, andaban de parranda

Jueves, Octubre 10, 2019 - 08:03
 
 
   

“La historia es nuestra y la hacen los pueblos”: Último discurso de Salvador Allende

María del Rosario Ibarra, de 92 años de edad, recibirá la Medalla Belisario Domínguez el próximo el 23 de octubre en la vieja casona de Xicoténcatl, ceremonia a la que asistirá el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Rosario Ibarra de la Garza ha buscado por 44 años a su hijo Jesús Piedra Ibarra, estudiante de medicina desaparecido después de ser detenido por policías estatales en Monterrey, Nuevo León, el 18 de abril de 1975. Al joven, de entonces 21 años, lo habían acusado de pertenecer a un grupo armado comunista.

A partir de ese momento Rosario Ibarra comenzó la larga búsqueda que la convirtió en una incansable activista en favor de las personas desaparecidas, y la llevó a fundar, en 1977, el Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos, mejor conocido como Comité Eureka.

La organización se integró de madres y familiares de desaparecidas víctimas de la represión que encabezaron los presidentes Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez.

La frase “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, fue acuñada justamente por el Comité Eureka, que Rosario Ibarra fundó.

Rosario, cobra vigencia con su frase, ante la desaparición de 43 normalistas, quienes fueron despreciados por la administración de Enrique Peña Nieto, al desvirtuar y evadir el proceso de investigación, imponiendo versiones absurdas como falsas.

La historia negra de la represión del régimen mexicano durante los gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), será recordada con monumentos y una memoria viva.

El pueblo de México sufrió en el pasado siglo XX por parte de políticos y militares de la época una fuerte coacción o represalia, producto de un cúmulo de disposiciones cuyo objetivo era disipar el alzamiento de grupos opositores e innumerables movilizaciones guerrilleras a la política del estado mexicano.

Esta acción fue conocida posteriormente con el nombre de Guerra Sucia o Guerra de Baja Intensidad debido a la poca difusión o cobertura que se le dio en los medios de comunicación del país mencionado.

Podemos decir que el período en el que se mantuvo activa esta guerra fue bastante prolongado, desde aproximadamente el año 1968 hasta el año 1980 ya que, durante todos estos años, todo levantamiento que surgía era encubierto o camuflado con una rápida contención oficial de la cual fueron víctima las personas del estado Guerrero, de Culiacán y de Guadalajara. A pesar de estas cosas, las esperanzas de que el gobierno actuara y ejerciera su trabajo o función correctamente permanecían en la mente de las personas. Sin embargo, esto fue agravándose con el paso del tiempo, la cantidad de acciones, movimientos y grupos alzados que surgieron en los mencionados lugares iban cada día en aumento.

Tal pareciera que el tiempo se detuvo, porque desde ese momento histórico, se reemprende la represión con Salinas de Gortari a Enrique Peña Nieto. Donde las ejecuciones y desapariciones son la constante, como respuesta a los reclamos sociales.

No podemos marginar que, con Felipe Calderón y Peña, se vive un estado de Guerra, porque el número de muertos y desaparecidos, supera a naciones en conflicto bélico, así sea Siria, o Irak, paradójicamente.

Durante el salinismo, para imponer su modelo económico y político, se enfrenta a protestas sociales, respondiendo con la ejecución y desaparición de 23 mil personas, entre líderes sociales y pueblo en protesta. Imponer los Aparatos del Estado de Represión.

Al estallar el movimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, lo secunda la matanza de Acteal, El Charco, y otros más. De igual forma con el Foxismo, superados por Calderón y Peña.

Gobiernos apátridas que tuvieron el respaldo de grupos empresariales y poderes fácticos, quienes se empeñaron en saquear la nación, denigrando al pueblo.

Ese hartazgo e ira acumulada, buscó desesperadamente emprender una revolución pacífica, encontrándola con Andrés Manuel López Obrador, quien significa y traduce ese clamor social. Claro está que es el pueblo quien pretende hacer historia.

La respuesta al clamor social, un engendro de personajes políticos y empresariales, no están dispuestos a perder sus canonjías y actos de corrupción, en cuanto a que el pueblo reclama justicia.

Si al inicio se somete a investigación a Lozoya Austin, por sus actos de complicidad en el saqueo de Pemex, también está Rosario Robles, más la renuncia obligada de Eduardo Medina Mora, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sobre quien pesa sendas investigaciones por corrupción y crimen organizado, al grado de que luego de los señalamientos sobre que el Ministro Eduardo Medina Mora realizó  transferencias a Gran Bretaña como a Estados Unidos por casi 102 millones de pesos.

Ante ello, el Senado solicitó a la Unidad de Investigación Financiera (UIF) que analice las transferencias bancarias del Ministro Eduardo Medina Mora, luego de ser señalado sobre supuestas transferencias millonarias en el extranjero.

Así lo informó el titular de la UIF de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Santiago Nieto Castillo, a través de su cuenta de Twitter y sin mencionar al Ministro de la Suprema Corte de Justicia, Eduardo Medina Mora.

Claro que este hecho, motivó a que políticos y empresarios ligados a Medina Mora, recibieron una descarga eléctrica, conscientes de que Medina, tiene un historial negro desde Salinas de Gortari hasta Ernesto Zedillo en diversos puestos burocráticos.  En el año 2000, con el triunfo de Vicente Fox, brinca al ámbito federal y se quedó ahí por nueve años y entró como Director General del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). Tras su renuncia, Fox lo colocó al frente de la Secretaría de Seguridad Pública.

Cuando Felipe Calderón tomó el poder, Medina fue de 2006 a 2006, el Procurador General de la República (PGR) y luego decidió pasar a las tareas de embajador: fue ante Reino Unido del 12 de noviembre de 2009 a enero de 2013 y de inmediato fue designado Embajador Extraordinario de Estados Unidos, del 9 de enero de 2013 al 9 de marzo de 2015.

Ya en la era Peña Nieto, fue promovido por el priista como Ministro; fue designado por el Senado el 10 de marzo de 2015. Por lo que fue escudero, ejecutor y tapadera de todo tipo de corrupciones. Hoy está en proceso de investigación.

En Puebla, con el morenovallismo y Antonio Gali, no pueden evadir situación similar a Eduardo Medina, porque también cojean de la misma pata.

Incluso, panistas y la Coparmex, se manifiestan que la renuncia de Medina, obedece a una imposición presidencial. Claro, porque, curiosamente, José́ Medina Mora, vicepresidente nacional del sindicato patronal, Coparmex, es hermano del indiciado.

Regresando a Puebla, luego de que desde el gobierno de Mario Marín no se había autorizado el incremento del pasaje, esté 12 de octubre, se les concedió a los pulpos del transporte. El gobernador Miguel Barbosa, dispuso que, dentro de las condiciones, es que les otorga 120 días para el mejoramiento y modernización del servicio y unidades, por lo que se iniciará cuenta regresiva.

El incremento de 2.50 a autobuses y micros, como 2 pesos a combis, duele al bolsillo de la clase trabajadora en general. Deriva en “protestas” de algunos oportunistas, sobre todo el PAN, olvidan que, durante el morenovallismo, cuando impuso el sistema Ruta, ni pio dijeron: hoy protestan, los oportunistas.

Emergen personas que intentan organizar manifestaciones para exigir que no se dé el aumento del pasaje, condición que ya se determinó. Quien ver que en su convocatoria, lleguen miles de ciudadanos, cuestión que lo no será así, porque el oportunismo no coincide con el clamor social real.

Es lógico, porque se reducen a hacerse destacar, mediante lucirse en “ruedas de prensa”, personajes que fueron siervos del morenovallismo.

Claudia Rivera tiene una bronca seria, al no ejercer 1 mil 850 mdp, misma que no tiene idea de cómo explicar ese error administrativo, dinero que, si no lo ejerce, en primer lugar, la federación le cuestionará el por qué su torpeza administrativa, restándole ese monto por no ejercerlo, entre otras consecuencias.

Que no se queje Claudia del por qué la ciudadanía la evidencia y ya no la ve como una funcionaria que, de respuestas de gobierno, cuyo costo político será para el 2021.

Por último, intereses de personas o grupos mezquinos, sin ánimo de comprender que una administración debe conducirse sin problemas, se encargan de sembrar rumores de la renuncia del secretario de Gobierno Fernando Manzanilla Prieto, quien ejerce su experiencia con prontitud y dando respuesta a demandas sociales.

Cimarrones que son la quinta columna de provocadores como de agitadores sin madurez alguna en el quehacer político.

Pronto saldrán de su sombra para ser exhibidos.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

Analista político y de prospectiva social


Semblanza

Rodrigo Rosales Escalona

Licenciado en Filosofía de la BUAP, director del CESTIS 57, catedrático de Bachillerato y en la Normal Superior de Puebla. Cuenta con publicaciones en revistas y medios locales y nacionales. Activista social.

Ver más +

Encuesta