Martes, 17 de Septiembre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Educación cívica y escolar

Martes, Agosto 20, 2019 - 09:26
 
 
   

Contribuyen a que los conocimientos, actitudes y habilidades marquen diferencia en los estudiantes

Sin lugar a dudas, creo que si cambiamos los conocimientos y mejoramos las actitudes de las generaciones venideras; quienes hoy son niños se convertirán exitosamente en un electorado clave con influencia en mejoras ciudadanas, sociales, políticas, económicas y demás a largo plazo.

Hoy en día, las instituciones educativas se encuentran entre las organizaciones con mayor importancia, extensión y estrategias para la educación cívica a lo largo de nuestro país; pues el fortalecimiento y educación de la ciudadanía desde la infancia es de vasta importancia como base de las futuras generaciones. El papel de estas instituciones es fundamental, pues con programas sistemáticos, contribuyen a que los conocimientos, actitudes y habilidades marquen la diferencia en los estudiantes junto con las prácticas regulatorias efectivas; siendo esta una de las formas más prometedoras para el avance y fortalecimiento de la educación cívica, en principios, valores y educación democrática y ciudadana.

Es así como las instituciones educativas pueden influir en un gran número de miembros de una sociedad; es decir, no sólo de los interesados directos (estudiantes) sino de sus profesores, sus familias, amigos y la sociedad en general.

Es ahora que quiero compartir una frase del educador brasileño Paulo Freire, quien dice que nadie educa a nadie, nadie se educa a sí mismo, las personas se educan entre sí con la mediación del mundo. Es decir, toda educación tiene un momento “inductivo”, que implica la toma de responsabilidad del educador. La gran diferencia que hay entre un educador autoritario y un educador radicalmente democrático está en que ese momento inductivo, para el educador autoritario, jamás acaba. Él empieza y termina inductivamente. Él toma las decisiones completamente, constantemente. En cambio, un educador democrático ciertamente incide, pero intenta, durante la práctica, transformar la inducción en compañerismo. Sin entender por el término ser iguales. El hecho de que el educador revolucionario se haga compañero de sus educandos no significa que renuncie a la responsabilidad que tiene, incluso de comandar, en muchos momentos, la práctica. El educador tiene el deber de enseñar y es mediante ese proceso que se enseña aprendiendo y se aprende enseñando. Ahora bien, todos en algún momento somos educandos, pero también educadores, no sólo de la enseñanza formal sino de la vida diaria, de las actitudes ante ciertas circunstancias, de los valores sociales y morales en una relación horizontal pero no de iguales.

Como he dicho en innumerables ocasiones todos, en algún momento de la vida somos ejemplo para alguien más. Es por ello que considero que es momento de iniciar con un programa anticorrupción y anticrimen como el iniciado en Hong Kong en los años setenta con todo tipo de actividades culturales, creativas, artísticas y programas escolares similares como complemento de la currícula reglamentaria y obligatoria de los estudiantes; así como la profesionalización de los maestros en el sentido de educadores democráticos, para contribuir de manera efectiva y significativa a la formación de nuevos ciudadanos.


Semblanza

Ricardo Velázquez Cruz

RICARDO VELÁZQUEZ CRUZ es originario del Estado de Sonora, México. Se le concedió la ciudadanía poblana el 7 de agosto de 1992. Se caracteriza por ser un hombre con gran calidad humana. Cuenta con un vasto historial académico y laboral. Es abogado notario y actuario egresado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; posee el Diplomado en Análisis Político, por la Escuela Libre de Ciencias Políticas de Puebla; en UNAM, cursó la especialidad en Derecho Agrario; y en la Universidad Autónoma de Tlaxcala, sendas especialidades y maestría en Derecho Constitucional y en Juicio de Amparo. Posteriormente y con mención honorífica, obtuvo su doctorado por Investigación, con la tesis “Nacionalismo Revolucionario y Liberalismo Social”. Al llamado de la Universidad de Lecce, Italia y con asesoría del Dr. Raffaele de Giorgi, Director del Instituto Mundial de Estudios sobre el Riesgo, el Dr. Velázquez desarrolló un proyecto de investigación sobre “Vínculos con el futuro en el Modelo Sistémico de la Explicación Social”. Ha recibido múltiples reconocimientos como ponente y organizador de ciclos de conferencias, congresos, foros, mesas de trabajo, convenciones, seminarios, talleres, cursos y coloquios. En su trayectoria laboral se ha desempeñado como Consejero Jurídico del Gobierno del Estado de Puebla; Consultor Jurídico en diversos organismos en los Estados de Chiapas, México y Tlaxcala; Asesor Jurídico en la Secretaría de Gobernación del Estado de Puebla y de la Comisión de discapacitados del Congreso de la Unión. Jefe del Área Jurídica de la Delegación de SEDESOL, actuario, secretario y juez por Ministerio de Ley de lo Civil de Primera Instancia; catedrático en diversas universidades, Presidente del Centro de Estudios Mundiales sobre Legalidad; Presidente del Centro Mundial de Estudios sobre la Defensa de los Derechos Humanos, con oficinas en España, Estados Unidos y México; fue Alto representante de la IDLO (International Development Law Organization). Actualmente es Magistrado Coordinador General de la Junta de Administración del Honorable Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla. Su gran pasión por desarrollar programas como la legalidad desde la escuela la legalidad desde la escuela y la legalidad va a la escuela y su anhelo por construir un mundo mejor con paz social en un entorno de justicia, legalidad y democracia; lo ha llevado a crear un concepto único en el mundo: el modelo LA ALDEA, parque lúdico didácticos que se rige bajo los principios de la Educación Democrática y cuyo principal objetivo es contribuir a la formación de una nueva conciencia ciudadana.  Su dinámica actividad, impulsada por grandes inquietudes y vigorosos anhelos, comprende interesantes artículos, ensayos, y ponencias sobre libre comercio, Cultura de la Legalidad y Responsabilidad Social, Ciudadanía, Derechos Humanos, Derecho Penal y responsabilidad de los servidores públicos. Es autor de los siguientes libros: Más allá de la Muralla, Reencuentros y Soledades. La búsqueda de un proyecto nacional,  México y el hombre como herencia política, PRI: hacia un nuevo rostro, Lógica parlamentaria, La construcción ciudadana. Tópicos y reconsideraciones, Vejez, tiempo de creación, horas de explicación, Formas de convivencia, comprensión y derecho, Nosotros, los otros responsables. Un enfoque ético político, El Juicio Oral. Manual teórico-práctico, Para comprender la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Asimismo, autor de las revistas La Nueva Justicia Penal, Nuestro Héroes Anónimos y Nuestros Héroes de la Independencia.

Ver más +

Encuesta