Sociedad

Verificación Puebla: Gabriel y Roberto Carlos, historias de daños colaterales

Verificación Puebla: Gabriel y Roberto Carlos, historias de daños colaterales
Por José Ramos | Martes, Enero 17, 2023 |
Foto / José Ramos
Taxistas afirman que han gastado más de 4 mil pesos y aun no saben si van a pasar la verificación

No es retórico. Don Gabriel ya no sabe qué más hacer.

La incertidumbre se apodera de taxistas como él.

Ha gastado más de 4 mil 600 pesos y aun así no sabe si su unidad va a pasar la verificación.

En un primer intento, cuando llevó su taxi al verificentro, el pasado 5 de enero, el resultado que obtuvo fue de No Aprobado.

Nota relacionada:
Verificación vehicular en Puebla: descarta PVEM que sea recaudatoria
Verificación vehicular en Puebla: descarta PVEM que sea recaudatoria

Ahí pagó la respectiva cuota de 628 pesos.

Los encargados del centro concesionado le aseguraron que sólo se trataba de su (ya famoso por los días) catalizador, por lo que le sugirieron comprar uno nuevo.

Gabriel quiso asegurarse si el catalizador de su taxi Nissan Tsuru modelo 2017, era lo único que necesitaba.

—“¿Qué otra cosa, afinación o algo más?”, preguntó.

Nota relacionada:
Verificación Puebla: sin prórroga, transportistas van por tercera protesta
Verificación Puebla: sin prórroga, transportistas van por tercera protesta

—“No. Todo lo demás está bien”, respondió el encargado.

No fue suficiente. Luego de que don Gabriel compró el catalizador cuyo valor fue de 4 mil pesos, se dirigió a un segundo intento.

No Aprobado, otra vez.

La incertidumbre sigue creciendo. Una de las constancias que recibió del verificentro es casi ilegible en una de sus leyendas, no se entiende si dice “Sí” o “NO APROBÓ LA PRUEBA DE RPM´S” (sic).

La enmendadura hace que don Gabriel dude de la aplicación del programa.

“Mi inconformidad es hacernos gastar dinero que no tenemos. Quiero saber qué puedo hacer, ya hablé a la Secretaría de Medio Ambiente y no me saben decir”.

La misma cortina ensombrece el panorama de Roberto Carlos y su taxi.

Para no estar al margen de la ley decidió llevar a cabo el trámite de verificación en diciembre del año pasado.

NO APROBADO la respuesta que obtuvo. Roberto Carlos sí tenía contemplados los 628 pesos del trámite, pero no el resultado negativo.

En el verificentro le aseguraron que se trataba de la afinación.

Insistió en cumplir con la disposición estatal y destinó otros mil 500 pesos para la afinación de su unidad.

La misma noticia en su segundo intento: NO APROBADO.

Varios factores en común comparten ambos casos. Sus vehículos son relativamente recientes. Ninguno de los dos lleva más de 10 años de antigüedad.

No saben a quién recurrir ya.

No saben cuánto más deberán gastar.

Y lo más preocupante, a partir de este lunes 16 de enero son ya propensos a otra pesadilla más para sus bolsillos: las cuantiosas multas, que irán desde los mil 900 hasta los 2 mil pesos.

Un contingente que se niega a morir

Por tercera ocasión menos de una centena de inconformes se manifestaron en las calles de la ciudad de Puebla.

Intentaron llegar hasta Casa Aguayo, pero al igual que las otras dos veces, la calle 14 Oriente se encontraba sin acceso.

La concentración inició la mañana de este martes 17 de enero alrededor de las 9:00 horas. La actividad inicial fue la recaudación de firmas en un documento petitorio dirigido al gobernador Sergio Salomón Céspedes Peregrina.

El tema recurrente: la suspensión del programa de verificación vehicular en Puebla.

A pesar de ser una tercera convocatoria, en esta ocasión sí hubo presencia de al menos un par de transportistas del servicio público, concretamente de taxi.

Las inconformidades rondan en varias vertientes, la principal es la económica.

Y es que, dicho por los propios manifestantes, la cuota por el trámite resulta demasiado elevada, misma que es de 628 pesos.

No solamente eso, muchos de los vehículos deben pasar por afinación, reparación o cambio de catalizador, cambio de llantas, entre otros etcéteras, para obtener una constancia de aprobación y el respectivo holograma semestral.

Casi sobra mencionar que lo anterior conlleva a cuantiosos desembolsos monetarios.

El contingente realizó su primera parada en la sede del Congreso del estado, en la que los inconformes reprochaban la simple presencia de los encargados de la oficialía de partes.

Y más aún, que el acuse de recibo se haya dado en la banqueta de la 5 poniente y no en una oficina al interior de la sede legislativa.

La marcha continuó su circuito sobre la avenida Reforma hasta hacer su segunda parada, en el Palacio Municipal.

Pero las miras de los inconformes van más allá del ámbito local. Por lo que la marcha debía llegar a su destino.

No faltaron los bemoles, el trazo de la marcha que provocó congestionamiento en las calles circundantes a la avenida Reforma, 5 Poniente y bulevar Héroes del 5 de Mayo, también provocó un ligero retraso en la circulación del sistema de transporte RUTA.

Ciudadanos usuarios del metrobús contrariaron las consignas del contingente y provocó por algunos minutos una confrontación verbal. Los primeros desde la estación del Teatro Principal, los otros desde la vialidad.

Llegó la manifestación a la 14 Oriente, pero no a Casa Aguayo.

Un dispositivo de seguridad montado por elementos de la Policía Estatal instaló un cerco de vallas que impedía el acceso a la sede estatal. Situación similar a la primera y la segunda marcha.

Más similitudes: reunirse con representantes de la Secretaría de Gobernación para escuchar las consignas y entregar el documento petitorio con las 94 firmas recabadas, sólo fue posible a través de una comitiva de pocas personas.

Trabajadores del estado argumentaron que la manifestación no podía ser atendida ni por el titular del Ejecutivo ni por el secretario de Gobernación, pues aseguraron, se encontraban en un recorrido para identificar las rutas de evacuación en la zona del volcán Popocatépetl.

“Ahora échenle la culpa a Don Goyo”, se escuchó un grito que partió como relámpago el hielo provocado por el encuentro y que provocó la risa de los presentes.

Alguien más secundo: “y sí, al único que debíamos culpar es a don Goyo, es el único que podría llevarnos a una verdadera contingencia ambiental. Por eso la verificación vehicular debe ser suspendida, porque actualmente en Puebla no existen parámetros que nos pongan en altos índices de contaminación como los de la Ciudad de México”.

Y después de casi hora y media de reunión, la comitiva salió con el sello de acuse de recibo.

Pero la respuesta por parte de las autoridades fue la misma que hace una y hace dos marchas: no hay ni habrá suspensión del programa de verificación vehicular.

También puedes leer contenido acerca de...