El futbolista Hirving Lozano, quien actualmente se desempeña como extremo del Napoli, se marchó este domingo del partido liguero con la victoria de 1-0 sobre el conjunto de Torino, aunque el mexicano tuvo que ahorrarse las ganas por festejar de manera completa debido a que ingresó de cambio para luego ser sustituido en el minuto 89, por lo que su actividad se redujo a tan solo media hora de juego.

Sin embargo, los napolitanos sellaron una victoria importante al ser nada menos que la octava al hilo y sumar así 24 puntos de 24 posibles, lo que los refrenda como el superlíder de la Serie A.

Lozano, quien apenas había regresado a Nápoles tras los partidos de clasificación al Mundial de Catar disputados con la Selección Mexicana, inició como suplente y entró a la hora de partido con el 0-0 en el marcador. Estrelló un derechazo contra un poste en una de sus primeras oportunidades, antes de que el nigeriano Victor Osimhen apareciera con un cabezazo certero en el 81’ para dar el triunfo al conjunto dirigido por Luciano Spaletti.

 

Ante el empuje final del Torino en busca del empate, el técnico napolitano decidió sustituir al “Chucky” Lozano como hombre sacrificado y así poder abonar a su defensa, por lo que dio paso al brasileño Juan Jesus y Lozano se fue del campo visiblemente decepcionado.

Pese a que el capitán Lorenzo Insigne le pidió quedarse en el banquillo junto al resto de sus compañeros para ver los últimos minutos, Lozano se fue directamente a los vestuarios del estadio Diego Armando Maradona.

Su equipo logró aguantar en los seis minutos del tiempo añadido y recuperó el liderato en solitario en la Serie A, con dos puntos de ventaja sobre el AC Milan, que marcha segundo.

Cabe mencionar que también fue una jornada positiva para el otro mexicano Johan Vásquez, quien al fin pudo debutar con el Genoa y lo hizo de forma inmejroable al anotar el gol del empate (2-2) en el minuto noventa del choque contra el Sassuolo, también en la Serie A.

Foto: Twitter