En un estudio realizado por Kaiser Permanente Southern California (KPSC) y Pfizer, se detectó que la vacuna Pfizer-BioNTech contra covid-19 previene hospitalizaciones por seis meses, pero luego cae su eficacia al 47 por ciento.

El estudio, publicado por The Lancet, indica que la eficacia de dos dosis contra todas las variantes del coronavirus se mantiene al 90 por ciento solo en las primeras 24 semanas, ya que después comienza a degradarse.

En el estudio se asegura que la caída de la eficacia tiene que ver con una decadencia “normal”, no porque el virus eluda la protección que ofrece la vacuna.

Para arribar a esta conclusión examinaron 3 millones 436 mil 957 registros sanitarios electrónicos de Kaiser Permanente Southern California (KPSC), de fechas comprendidas entre el 4 de diciembre de 2020 y el 8 de agosto de 2021.

Durante ese periodo el 5.4 por ciento de las personas se infectó con SARS-CoV-2 y, dentro de este grupo, 6.6 por ciento fue hospitalizado, mientras que el tiempo transcurrido entre la primera y segunda dosis fue, en promedio, de entre tres y cuatro meses.

El análisis de la secuencia genómica completa y del linaje viral de 8 mil 911 pruebas PCR positivas determinó que la variante Delta comprendía 28 por ciento de la proporción total de secuencias positivas.

En concreto, la proporción de casos positivos atribuidos a la variante Delta creció desde 0.6 por ciento detectado en abril de 2021, hasta casi 87 por ciento en julio, lo que confirmó que esta variante era ya la dominante en Estados Unidos.

El estudio destaca que la eficacia de BNT162B2 contra las infecciones provocadas por la variante delta después de dos dosis se situó en 93 por ciento en el primer mes, aunque cayó al 53 por ciento después de cuatro meses.

Frente a otras variantes, la eficacia en el mes tras la pauta completa alcanzó 97 por ciento y bajó al 67 por ciento después de cuatro meses.

 

Con información de El Universal