Una auténtica salvajada lo que se vivió la tarde de este lunes en la Dacia Arena con la victoria del Napoli por 0-4 ante Udinese. No obstante, la particularidad no fue solamente lo destacado, sino que todas las anotaciones de los ‘azzurri’ fueron auténticos golazos que los reafirmaron como lo superlíderes de la Serie A.

Este encuentro también contó con toque mexicano gracias al gol del Hirving Lozano en la segunda mitad. El delantero tricolor entró al terreno de juego al minuto 71 y con apenas 13 minutos sobre el césped cerró la cuenta con el cuarto gol napolitano.

Los dirigidos por Luciano Spalletti se hicieron presentes rápidamente en el marcador gracias a la anotación del nigeriano Victor Osimhen, quien confirmó su momento dulce luego de anotar un doblete ante el Leicester City inglés en la UEFA Europa League el pasado jueves. Sus goles en la competición europea fueron decisivos para el 2-2 final. Para este lunes, Osimhen abrió el marcador al marcar bajo palos, luego de un primer intento de Lorenzo Insigne.

El Nápoles supo competir con autoridad y amplió distancias antes del descanso con la brillante jugada ensayada en la que Fabián, quien ya había estrellado un zurdazo en el poste, liberó al senegalés Kalidou Koulibaly para que éste mandara el balón que Amir Rrahmani convirtiera el 0-2 de cabeza.

Para la segunda mitad, los hombres de Spalletti sentenciaron el duelo con dos goles espectaculares: primero, Kalidou Koulibaly se hizo presente con el 0-3 y luego el mexicano, “Chucky” Lozano, fue quien terminó por fulminar al meta con un potente derechazo que entró por una escuadra, luego de que el atacante se quitara la marca y entrara por izquierda.

El resultado pone a los “azzurri” como líderes del certamen italiano gracias a sus cuatro victorias consecutivas, además de guardar dos puntos de ventaja sobre el Milan y el Inter de Milán, sus más cercanos perseguidores.

Foto: Twitter