La madrugada de este domingo y tras la caída previa del techo, por fin colapsó la casona de la avenida 20 Oriente, número 412, a respaldo del Hospital IMSS San José.

Los moradores tuvieron que salir y una vecina se vio afectada debido a que la entrada de su vivienda fue obstruida por los escombros de este segundo derrumbe en el que no hubo muertos o heridos.

El asunto no solo llamó la atención de los vecinos sino también de las autoridades de protección Civil Municipal y Estatal.

Al respecto, la Secretaría de Protección Civil y Gestión Integral de Riesgos confirmó que el inmueble contaba con bastantes daños debido a la falta de mantenimiento, situación que se notificó a los propietarios, además de que el lugar fue acordonado.

La dependencia municipal recalcó que el dueño es quien debe realizar las acciones correspondientes al tratarse de propiedad privada.

Por su parte, el teniente Eduardo Vargas Ávalos, director operativo de Protección Civil estatal, dijo que el gobierno está muy pendiente de la situación y aclaró que para que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) intervenga, debe haber un registro.

“Cada dependencia, desde el ámbito de sus responsabilidades, aplica las atribuciones que tiene, principalmente los ordenamientos jurídicos; yo no puedo hacer algo que jurídicamente no se me permita como dependencia del Estado”, destacó.

Ante el colapso de la casona durante la madrugada de este domingo, la zona permanece acordonada y tocará a los dueños hacer los trámites correspondientes para el retiro de escombros que incluso afectan la entrada de una vivienda aledaña.

En este caso, una vecina de nombre Marisela Téllez Corona, refirió que ante los hechos se quedó sin servicio de energía eléctrica y telefonía, además de que no ha podido mover su auto ya que los escombros obstruyen la entrada a su casa.