El ayuntamiento de Huauchinango desmintió las versiones que circulan en medios de comunicación que evidenciaban una presunta negligencia en la atención médica hacia internas, por parte de Gerardo Hernández Pérez, director del Centro de Reinserción Social municipal.

A través de un comunicado la administración aclaró que son dos enfermeras y una doctora quienes atienden a los reclusos y reclusas y precisó lo ocurrido en tres casos específicos.

En torno al "caso de la reclusa Juana N., quien es atendida en el Hospital General de Huauchinango desde el 6 de julio de 2021, donde se diagnosticó en primera instancia con lesión en falange media del cuarto dedo de la mano derecha con infección, por lo que se le recetó medicamento. Sin embargo, el 17 de julio la atendieron nuevamente y al tomarle las placas se les informó a los familiares que tenía una fractura de falange, por lo que se requirió la colocación de dos clavillos Kirishner de .042 pulgadas.

La familia de Juana recibió un apoyo por parte del ayuntamiento de Huauchinango de 5 mil 150 pesos, para que pudieran comprar el material requerido para dicha intervención.

El pasado 14 de agosto de 2021 fue ingresada al Hospital General de Huauchinango para su operación, siendo así el domingo 15 de agosto por la tarde se le realizó la cirugía del dedo por lo que fue dada de alta el mismo día, reingresando al CERESO a las 00:13 horas; con la indicación médica de que el día 28 de agosto debe acudir a revisión médica en ortopedia.

Así mimos Abril N., quien cuenta con antecedentes de dos abortos, nuevamente se encontraba embarazada y debido a la situación se le brindó toda la atención, así como la realización de un ultrasonido en el momento que se supo de su condición; sin embargo, fue atendida de emergencia el 14 de agosto en el Hospital General de Huauchinango, ya que presentaba dolores agudos.

Al momento de la revisión en el nosocomio le informaron que el bebé había muerto dentro de su vientre, por lo que fue necesario practicarle un legrado y se descartó la versión periodística de que abortó en los baños de la cárcel.

La interna Carmen N., por otra parte, cuenta con antecedentes de patología pulmonar, misma  que solo ha presentado una ligera crisis por lo que fue atendida el 1 de junio en el Hospital General de Huauchinango obteniendo un diagnóstico de asma; por lo que debido al clima tan extremo que predomina en el municipio, cuando presenta crisis de respiración se le impide bajar a realizar trabajos o labores comunes con la intención de que repose y pueda tomar su medicamento, mismo que ha sido proporcionado por parte del CERESO.

Es importante recalcar que cada vez que la interna entra en una crisis de asma, es trasladada al hospital para que reciba sus nebulizaciones.

Cabe recordar que el CERESO tiene 17 cámaras colocadas de manera estratégica dentro del penal, las cuales fueron entregadas por el Presidente Municipal, Gustavo Vargas Cabrera, con el objetivo de tener registro de cualquier abuso de autoridad o maltrato a los reclusos. El CERESO cuenta con la evidencia administrativa de todos los ingresos de las reclusas al Hospital General de Huauchinango, así como las recetas y ordenes de cirugías", finaliza el comunicado.