La Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla reservó 5 años la información sobre la geolocalización de dispositivos móviles y la intervención de comunicaciones que se realizaron con el equipo de espionaje Geomatrix, adquirido en 2019 por el gobierno de Miguel Barbosa Huerta.

e-consulta publicó el pasado 8 de agosto que el gobierno estatal destinó 19.8 millones de pesos a la compra de licencias y equipos para Geomatrix, un software israelí que sirve para la intervención de celulares, supuestamente para utilizarse en el combate de la delincuencia organizada.

Aunque este medio pidió detalles sobre la utilización del software y el equipo, la FGE evitó revelarla como ocurrió en los gobiernos tanto de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad, pues entre 2015 y 2018 también realizó labores de espionaje en el combate a la delincuencia y reservó la información.

En el primer semestre de este año el Comité de Transparencia de la FGE sostuvo reuniones en las que aprobó la reserva por 5 años para no revelar cuántas solicitudes de intervención a dispositivos y geolocalización se realizaron.

A decir de la fiscalía que encabeza Gilberto Higuera Bernal, dar a conocer la información afectaría el curso de las investigaciones que están abiertas.

“Actualmente las Averiguaciones Previas y/o Carpetas de Investigación, de las que se desprende las solicitudes forman parte de investigaciones en curso, mismas que se encuentran clasificadas como Reservadas”, justificó el Comité de Transparencia.

Reservas FGE Vigilancia by Rodolfo Ruíz on Scribd

Bajo criterios similares, en 2019 el comité también declaró la reserva de actividades de espionaje, a la par que se destinaron 18.8 millones de pesos en la compra de la primera licencia de Geomatrix y los equipos que se requieren para intervenir celulares.

En 2020 se renovó la licencia de Geomatrix por un año más, por lo que se destinó un millón de pesos, pero de nuevo la FGE de Puebla reservó toda la información relacionada con la intervención de comunicaciones.

Advierten espionaje

Luego de que e-consulta dio a conocer la adquisición del equipo y las licencias, la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) advirtió indicios de espionaje en el estado al señalar algunas funciones y características del equipo que fue conferido a la FGE.

La organización alertó que el equipo es capaz de suplantar las estaciones de la red de telefonía móvil: “engañan a los teléfonos móviles que se encuentran en su rango, haciéndoles creer que son una antena legítima, para obtener información personal, como su número de teléfono”, señaló.