El gobernador Miguel Barbosa Huerta declaró que las investigaciones en contra del ex mandatario Mario Marín Torres deberían ser más amplias, pues alrededor del caso que involucra al empresario, Kamel Nacif Borge hubo “cosas verdaderamente reprochables”.

Condenó que el juicio no sea abordado desde la posición de Estado y sólo desde una grabación  telefónica entre el entonces gobernador y Nacif.

Barbosa dijo que muchos saben de las cosas sucedidas en el sexenio del priísta Mario Marín (2005-2011) como su interés sexual por menores de edad.

La historia negra de que al gobernador Mario Marín le gustaba que le presentaran menores de edad, es cierta. Está tomada de los dichos de la gente que rodeó a Mario Marín y ahí hay muchos, muchos empresarios, hombres del poder que se dedicaban a esoverdaderos proxenetas, claro que sí”, aseguró.

Comentó que los que conocían de este hecho se quedaron callados. “Es el mundo del silencio conveniente que hay luego en Puebla para muchos casos: no digo nada, no digo nada. Yo sí lo digo”, añadió.

El mandatario señaló que no tiene información del estatus legal del asunto y prefirió no opinar sobre el amparo a Kamel Nacif para dejar sin efecto la orden de aprehensión en su contra.

“Para mí debería de hacerse una sanción mayor por la que hoy se persigue a Kamel Nacif, a Mario Marín y los otros señores involucrados. Porque crearon un mundo negro en las relaciones del gobernador con muchachitas. ¡Qué horror! ¿En qué mundo vivían? Pero eso sí, el mundo que los rodeaba era el silencio; nadie decía nada, nadie denunciaba a nadie, no había desplegados de nada”, finalizó.