Este fin de semana, Alejandra Guzmán se presentó en el programa de Yordi Rosado, donde reveló que ha sido operada más de 40 veces debido a los daños que le dejaron las cirugías estéticas que se realizó en el pasado.

Yordi Rosado quien tiene un programa de entrevistas en YouTube, invitó a Alejandra Guzmán esta semana, con quien habló de varios temas, como el relacionado con los efectos colaterales que sufrió a causa de las diferentes cirugías estéticas a las que se sometió.

“Ha sido una lucha muy dura, muy larga, en la cual he aprendido las curvas, las rectas y todo. Tengo una doctora en este momento que es la que mejor me ha operado sin ser tan agresiva, tan abrasiva o no sé cómo decirlo”, mencionó la cantante.

De acuerdo con lo relatado durante la entrevista, su proceso comenzó en el 2012, época en que se encontraba en Londres ya que sufría de fiebre por las noches, la piel se le ponía dura y negra y, además, el plástico en su piel le causaba dificultades: “cuando empezó esto era el 2012 (…), empecé a darme cuenta de que no estaba bien de la salud (…) El plástico no dejaba pegar mi piel con mi piel, porque había plástico”, señaló la Guzmán.

Alejandra Guzmán contó que su primera cirugía fue horrible, por lo que cambió de médico en varias ocasiones, pues, además pocos expertos sabían cómo proceder: “Yo firmé de 'órale, hagan experimentos conmigo, no los voy a acusar si muero ni nada' (...) y uno de ellos me dijo 'qué pantalones tienes', y yo le dije 'sí, señor porque quiero vivir', y estuve seis meses ahí adentro. Seis meses con un sistema back que hace como una frecuencia y te empieza a sacar un poquito más piel por dentro; (…) pero tenía una herida de 27 centímetros”.

Actualmente, la cantante sigue realizándose operaciones constantes –aproximadamente cada año– de tal manera que mencionó que lleva más de 40 cirugías hasta el momento, pues le siguen extrayendo piel.

Finalmente, aclaró que, pese a sus múltiples cirugías, su estado de salud es bueno: “Yo ya no me siento mal, siento que mi cuerpo ya no tiene casi nada, porque me han rebanado una tras otra; pero amo mis cicatrices, amo sentirme bien y ahora creo que me acepto más que antes, me quiero más que antes y ahora me cuido más que antes”.

En cuanto a su motivación, añadió que su público es quien la impulsa a seguir adelante: “Una vez le hablé a mi papá (...). Y le dije 'papi, yo ya quiero tirar la toalla, ya estoy cansada', yo ya pintaba con mi sangre. Me estaba volviendo medio loca (...). Y me dice 'nada más quiero que saludes a mi amigo' y me pone al público, y haz de cuenta que entraba vida por mis oídos y salí del hospital”, concluyó la cantante.