Este miércoles, se llevó a cabo la primera audiencia  en que Britney Spears hizo uso de la palabra de manera presencial ante un Tribunal de Los Ángeles para hablar de la tutela que ejerce su padre sobre ella. Te decimos cuáles fueron las fuertes declaraciones que realizó.

Actualmente, la cantante estadounidense Britney Spears mantiene un juicio contra su padre Jamie Spears por la tutela que él mantiene de ella desde el 2008, la cual ha denominado como una violación a sus derechos humanos.

Así, este 23 de junio, el Tribunal Superior de Los Ángeles agendó una audiencia, en la que Britney por primera vez se presentaría ante una corte para hablar de la situación que ha vivido desde hace trece años y que, en más de una ocasión, ha intentado poner fin.

No soy feliz. No pudo dormir. Estoy tan enojada que ya no es sano. Estoy deprimida. Mi padre y todos los involucrados con esta tutela, incluyendo mis mánagers, deberían estar presos (…). Se lo digo de nuevo porque no estoy mintiendo, así quizás puede entender la profundidad y la gravedad del daño que me han ocasionado”.

Según fuentes oficiales, su padre es el tutor oficial de Britney en todos los aspectos de su vida, los cuales incluyen el económico, emocional, social y hasta de salud; motivo por el que decidió retirarse de la vida pública, pues todos sus ingresos iban directamente a su padre.

Bajo el argumento de que la cantante no era lo suficientemente apta para regir su vida por los acontecimientos ocurridos en el 2008, un tribunal estadounidense nombró a su padre Jamie Spears como su tutor de asuntos legales y financieros.

“Creí que la gente se reiría de mí. Solo quiero recuperar mi vida. Ya es suficiente. Todo lo que honestamente quiero es demandar a mi familia y compartir mi historia con el mundo”, detalló Britney, pues el control que su padre ejerce sobre ella se ha vuelto obsesivo.

Finalmente, añadió que el dominio de su padre la ha obligado a ponerse un método anticonceptivo: “Quiero poder casarme y tener un hijo. Tengo un DIU dentro de mí para no quedar embarazada. Mi equipo no quiere que tenga más hijos”.

Ante ello, el movimiento #FreeBritney, que apoya a la cantante, ha tomado más fuerza dentro de las redes sociales y los medios de comunicación.

Con información de: TN