Las primeras horas de este martes una invasión de ratones obligó a las autoridades australianas a evacuar a cientos de presos de una cárcel de Nueva Gales del Sur, para reparar los daños causados por estos roedores.

Los ratones royeron los paneles del techo y cables del centro penitenciario de Wellington, situado en una zona rural. Hasta 420 presos y 200 miembros del personal serán trasladados a otras instalaciones antes de finales de junio.

Mediante un comunicado el comisario encargado del servicio correccional de Nueva Gales del Sur Peter Severin, señaló: "La salud, la seguridad y el bienestar del personal y de los reclusos son nuestra prioridad número uno, por eso es importante actuar cuanto antes para realizar las obras de reparación".

Desde hace meses el este de Australia sufre una invasión de ratones que causan destrozos en las viviendas y devoran cultivos. Los roedores aparecieron en octubre, coincidiendo con una cosecha excepcional después de la peor sequía jamás registrada.

Esta se suma a una serie de catástrofes para los agricultores australianos, después de años de sequía, meses de devastadores incendios forestales a finales de 2019 y, más tarde, de inundaciones.

Con información de El Universal