Obtener un certificado y un acta de derecho a examen profesional, para los alumnos egresados de las escuelas normales, es un proceso que tarda más de un año por las deficiencias de atención de la Dirección de Control Escolar de la Secretaría de Educación.

Así lo denunciaron representantes de las instituciones escolares y alumnos que piden agilizar los trámites para que puedan concursar a una plaza docente, que les permita incorporarse a la vida laboral.

De manera anónima, por temor a represalias, los afectados señalaron que trabajadores de la Dirección de Control Escolar ponen trabas y con malos tratos.

En particular señalaron a Esteban Ramírez Castelán, responsable de escuelas normales, además de Esther García Amador, enlace en Puebla con la Secretaría de Educación del gobierno federal.

“Vamos y llevamos papeles. Después, nos regresan: que nos hacen falta, por ejemplo, las listas. Después, que quiere las listas separadas y después todo junto. No falta un pretexto. Esteban nos cita para un día y no llega. Luego lo vamos a ver y nos reclama porque no fuimos ese día. Una ocasión nos dijo que no está a nuestra disposición”, comentó una de las inconformes.

Algunos conflictos están ubicados en los planteles de Acatlán, Teziutlán y en el Benemérito Instituto Normal del Estado “Gral. Juan Crisóstomo Bonilla”.

“Una de las frases más comunes de Ramírez Castelán es: “como Poncio Pilatos, me lavo las manos”. No nos dan opciones y he visto que a las mujeres a las que les da malos tratos salen de la oficina llorando. Creo que es malo con las mujeres. A los hombres se refiere como caballeros o les dice tigres”, agregó otra afectada más.

También reportaron una actitud agresiva y sin respuesta de Esther García Amador. A principios de junio los propios trabajadores de la dependencia se inconformaron por su desempeño.

Según estimaciones de los afectados hay un rezago del 60 al 70 por ciento en la liberación de constancias y actas de examen profesional.

Algunos planteles tienen pendientes desde 2018 y los alumnos han interpuesto quejas de manera particular en la SEP.

En mayo, Ana Gabriela Herrera Villagómez fue destituida como directora de Control Escolar y ahora se encuentra Rodrigo Torija, de quien dicen sigue “sin poner orden”.

Los afectados pidieron la intervención del secretario de Educación, Melitón Lozano para terminar con las anomalías en la operación de esta dirección.