La camioneta robada al contador de una gasolinera, sobre la carretera a Valsequillo, al que despojaron de 2 millones 300 mil pesos, el pasado viernes, fue localizada cerca del lugar del asalto pero la búsqueda de los ladrones continúa, pues se sospecha que en el caso estarían involucrados hombres que se dedicarían o simularían tapar baches en la vialidad.

Tal hipótesis de las autoridades policiacas surge a partir del hecho de que al acudir al punto del atraco, si bien no hallaron a los responsables, sí descubrieron palas y picos abandonados, además de que durante las indagatorias se supo que al momento del asalto, un grupo de tapa baches colocó una cuerda para detener a los automovilistas y solicitarles dinero.

En ese momento, cuatro hombres empistolados aprovecharon para amagar a los trabajadores de una gasolinera que iban en una camioneta gris, despojaron al contador de la millonaria cantidad, y después los obligaron a subirse a otro automóvil para que los maleantes se fueran en la camioneta.

A pesar de ir el vehículo en movimiento, el contador logró lanzarse y escapar de los delincuentes, quienes alcanzaron a dispararle en la pierna izquierda.

Más adelante, los sujetos abandonaron al resto de las víctimas, así como la camioneta robada para después huir en otra unidad en la que iban sus cómplices.

La Fiscalía de Puebla continúa con las investigaciones correspondientes, a fin de dar con los responsables de los hechos.