Esta semana, una enfermera estadounidense intentó probar ante la Cámara de Representantes de Ohio la existencia de cristales magnéticos en las vacunas anti covid-19, sin embargo, al momento de adherirse una llave al cuello, ésta cayó, de tal forma que, el video se ha vuelto objeto de burlas y críticas en redes sociales.

Joanna Overholt es una enfermera de Ohio, Estados Unidos que está en contra de que las vacunas contra el covid-19 sean obligatorias, por lo que, esta semana testificó ante los legisladores de su estado con la finalidad de comprobar que las vacunas contienen sustancias magnéticas.

Así, en un video que circula en redes, se observa a la enfermera pedir una explicación, al mismo tiempo que se pega una llave al pecho y luego al cuello, no obstante, ésta no logra adherirse a su cuello:

“Explícame ¿por qué se me pega la llave? También se me pega al cuello (…) Entonces, sí, si alguien pudiera explicar esto, sería genial”, dijo Overholt ante los legisladores, al mismo tiempo que la llave no lograba pegarse a su cuerpo.

Al ver que la llave no lograba el objetivo, decidió cambiarla por un prendedor que tampoco se le pegó al cuello.

Cabe señalar que, no es la primera vez que esta teoría magnética cobra relevancia, ya que diversos grupos han hecho afirmaciones acerca de las sustancias magnéticas que contienen las vacunas, incluso miembros de la comunidad científica y médica, como Joanna Overholt forman parte de este gremio.

Al respecto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han desmentido que las vacunas anti covid-19 contengan cualquier tipo de metal y que, aunque así fuera, es imposible que una dosis menor a un mililitro le dé una capacidad magnética al cuerpo:

“Todas las vacunas covid-19 están libres de metales como el hierro, el níquel, el cobalto, el litio y las aleaciones de tierras raras, así como de cualquier producto manufacturado como la microelectrónica, los electrodos, los nanotubos de carbono y los semiconductores de nanohilos (…) Además, la dosis típica de la vacuna covid-19 es inferior a un mililitro, lo que no es suficiente para permitir que los imanes sean atraídos a su lugar de vacunación, incluso si la vacuna estuviera llena de un metal magnético”, informó el CDC.

Con información de: Daily Mail