Vecinos de la colonia El León denunciaron que la empresa Leonali, empacadora de verduras y legumbres, inundó varias calles de esa zona con aguas negras en perjuicio de decenas de transeúntes, provocando contaminación a cielo abierto.

Mario Nolasco, uno de los denunciantes, explicó que poco después de las siete de la noche del pasado martes 8 de junio se formó un río negro y mal oliente que salió de los alrededores de la compañía propiedad de la familia Correa:

 “Son imágenes verdaderamente lamentables. Es una gran cantidad de agua proveniente de los terrenos de la empresa Leonali. Ellos no ayudan a la colonia, pero qué tal el daño en esta calle”, expuso.

El desbordamiento de esas aguas genera que sea imposible atravesar las vialidades de esta junta auxiliar, ubicada al poniente de la mancha urbana, afecta al menos a 150 personas que tienen que caminar por la zona para volver a sus domicilios después del trabajo, muchos de ellos empleados de la misma empacadora.

A esto se suma que, en días pasados, los habitantes de una de las comunidades más importantes en la época textil, amanecieron con el camino en disputa nuevamente bloqueado por enormes piedras que, gracias a la fuerza de varios hombres, pudieron ser retiradas para el libre tránsito de personas y automóviles.

Cabe recordar que el problema nace por el antiguo camino que conecta esta colonia con la comunidad de Metepec, ya que los dueños de Leonali argumentan tener la propiedad y quieren privatizar esa zona para el acceso de sus empleados a la planta. Sin embargo, los habitantes de León, defienden ese tramo vecinal como suyo, además de que tiene importancia para la movilidad de las personas, ya que evita que tengan que salir a caminar sobre la autopista siglo XXI y ponerse en peligro.