​"Se ha difundido que Felipe Hernández Tlatelpa, el ppl (persona privada de la libertad) fugado, evadido, fue parte de los homicidas que ejecutaron a los tres estudiantes de medicina y al conductor del Uber en Huejotzingo. No es así, no sé quién lo dijo", expuso el gobernador Luis Miguel Barbosa este martes 8 de junio.

Hernández Tlatelpa escapó del Cereso de San Miguel, el pasado domingo, usando la ropa de un hombre que lo había visitado. La fuga no fue detectada por ningún custodio

El gobernador enunció los nombres  de las tres personas detenidas desde febrero del año pasado por el homicidio de los estudiantes: Lisset Castro, Pablo Jesús Juárez Amador y Ángel Juárez Espinoza, y aseguró que son los únicos responsables y que pertenecían a una banda diferente a la de Felipe Hernández Tlatelpa.

“Ya por ahí, un rector de una universidad privada ya se escandalizó y dijo cosas sin verificar y la prensa ya difundió, y no, no es así (...) Cómo se dejan llevar por ideas, rumores, filtraciones malintencionadas que quieren hacer ver mal las cosas (...) Este ppl, que es mucho más peligroso que muchos otros, no está vinculado en la ejecución de los estudiantes de medicina y del conductor del Uber", dijo el mandatario.

FGE y Barbosa sí lo ligaron al crimen en noviembre

El pasado 24 de noviembre de 2020, cuando se dio a conocer la detención de Felipe Hernández Tlatelpa, alias El Pirulí, fue el mismo gobernador Miguel Barbosa quien dio a conocer su captura y la celebró, señalando que era el líder de la banda que mató a los estudiantes de medicina y que con él se había detenido a todos los participantes en ese crimen.

"El nombre de El Pirulí, el jefe de la banda que asesinó a estudiantes de medicina y al conductor de Uber se llama Felipe Hernández Tlatelpa, alias El Pirulí (...) Está detenido en ejecución de orden de aprehensión, no por delitos de flagrancia, y con eso habremos de haber detenido a todos los integrantes, asesinos, que participaron en el secuestro y el homicidio calificado de los estudiantes de medicina", expuso en ese momento el gobernador.

En las declaraciones, que pueden ser consultadas en el archivo histórico de conferencias de prensa del Gobierno del Estado, Barbosa Huerta detalló que Hernández Tlatelpa había sido detenido un día antes, es decir, el 23 de noviembre, a través de una orden de aprehensión que posteriormente se sabría era por otro crimen.

Horas después de las declaraciones del gobernador, la Fiscalía General del Estado emitió el comunicado de prensa número 592 titulado: "FGE Puebla aprehende a Felipe N. alias El Pirulí presuntamente relacionado con varios hechos delictivos".

En la ficha informativa, acompañada de una fotografía del detenido, la Fiscalía General del Estado señaló que la detención derivó de una orden de aprehensión emitida por el homicidio de un hombre en un negocio de Santa Ana Xalmimilulco, crimen cometido en febrero de 2020, pero  al igual que el gobernador, la FGE relacionó a este hombre con el homicidio de los estudiantes.

"Las indagatorias apuntan a que Felipe N. sería el líder de la banda responsable de los homicidios de un conductor de Uber y tres estudiantes de medicina incluidos una mujer y un joven colombianos, hallados sin vida en febrero del 2020 en Santa Ana Xalmimilulco, perteneciente al municipio de Huejotzingo a donde antes habían acudido a un carnaval", dice el boletín de la Fiscalía.

La Fiscalía recordó que  los otros tres detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial y se les vinculó a proceso por homicidio y robo de vehículo, con medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.

La fuga de Felipe Hernández Tlatelpa

Fue el domingo 6 de junio cuando Felipe Hernández Tlatelpa logró salir por la puerta principal del Cereso de San Miguel, usando la ropa de civil de un hombre que había acudido a visitarlo y con el cual presuntamente estuvo ingiriendo bebidas embriagantes en el área de Visita Íntima.

Felipe Hernández Tlatelpa logró burlar a más de una decena de guardias de seguridad y pasar por cuatro filtros controlados con una tarjeta magnética que es utilizada exclusivamente por los custodios del Cereso de San Miguel, para después salir a la calle y huir con rumbo desconocido sin que hasta ahora se tengan noticias suyas.

El  también apodado El Pirulí fue señalado por la Fiscalía General del Estado de homicidio doloso, delito por el cual ya se encontraba vinculado a proceso, aunque existían investigaciones en su contra por robo de vehículo y otros crímenes.

6 meses después, dice FGE que no se acreditó el vínculo

En respuesta a las declaraciones del gobernador este 8 de junio, la Fiscalía General del Estado envió un boletín donde reconoce que vinculó a Felipe Hernández Tlatelpa con la banda que mató a los estudiantes, pero ahora, seis meses después, dice que no se ha acreditado la relación.

"En la indagatoria no se acredita la participación de Felipe N. en la ejecución material del homicidio de las cuatro víctimas referidas. Al principio de la investigación, como lo hizo saber la Fiscalía, se consideró la factibilidad de que los imputados que participaron en la ejecución material del hecho pertenecieran al grupo delictivo encabezado por el ahora prófugo, sin que esto se haya acreditado hasta este momento", dice el boletín número 237 enviado este martes.

Agregaron que con relación a los antecedentes penales del fugado, fue aprehendido el 23 de noviembre de 2020, imputado por la Fiscalía y vinculado a proceso por el Juez de Control de San Martín Texmelucan, por el delito de homicidio calificado, cometido el 15 de febrero de 2020 en una tienda de conveniencia de Santa Ana Xalmimilulco en agravio de una persona del sexo masculino.

A Felipe se le impuso la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa por todo el tiempo que dure el proceso penal, el cual se encuentra en la etapa intermedia, misma situación jurídica que guardan los tres detenidos por el asesinato de los estudiantes.

Respecto a la evasión del reo, la Fiscalía precisó que son 18 detenidos, incluido el hombre que presuntamente le proporcionó la ropa a Felipe Hernández Tlatelpa para poder salir de la prisión.