El gobernador Miguel Barbosa Huerta confirmó que la detención del magistrado Alfonso Siriako Guillén Almaguer derivó de la denuncia presentada por el pago ilegal de un laudo de las empresas que participaron en la construcción del Centro Expositor de Puebla.

El mandatario además anunció sanciones contra los funcionarios que filtraron información del caso.

Durante su rueda de prensa matutina, el gobernador habló sobre la detención del magistrado Guillén Almaguer, ocurrida el pasado viernes, señalando que la misma corresponde al caso de las empresas que participaron en la edificación del Centro Expositor, en el sexenio de Mario Marín.
 


Barbosa Huerta señaló que es un caso de corrupción, igual que en otras obras de administraciones anteriores y destacó como ejemplo el caso del dragado que pagó el gobierno de Antonio Gali Fayad para sanear, sin éxito, el río Atoyac.

El mandatario acotó que el caso de Guillén Almaguer se volvió de conocimiento público gracias a la filtración de la denuncia, por lo que reprochó que  funcionarios públicos lo hayan sacado a la luz pública.

Criticó que haya un gobierno "poroso" y aseguró que habrá sanciones contra aquellos que filtran información, que ya están identificados y "van a terminar en la calle".

El pasado viernes Guillén Almaguer fue detenido junto con Froylán Pedraza Bouchan, exempleado del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado,  acusados de delitos cometidos en la administración de justicia y otros ramos del poder público.

A los dos se les impuso la medida cautelar de prisión preventiva justificada.