Los 400 elementos que pasaron de la extinta Dirección de Policía Estatal de Vialidad a la Policía Estatal Preventiva, denunciaron que son discriminados y explotados en la corporación, pues se les han asignado turnos extra y hasta labores pie a tierra.


Así lo señalaron los uniformados a un día de que el gobernador Miguel Barbosa Huerta anunciara el traslado de los elementos.


Las quejas apuntan que el personal tuvo que cumplir turnos de seis días de trabajo continuo, cuando lo establecido en sus contratos es de un día de trabajo por dos de descanso, situación que provoca un agotamiento que merma su desempeño.

Expusieron que han sido destinados a labores de vigilancia pie a tierra en el Centro Histórico de Puebla, a pesar de que el Gobierno del Estado paga renta por mil patrullas para la Secretaría de Seguridad Pública Estatal.

Los uniformados acusaron a Julián Palomar del Valle, director de la Policía Estatal, de estar detrás de este tipo de medidas que para los oficiales son muestra de que buscan "cansarlos" o "presionarlos" para que sean ellos quienes renuncien.
 

El gobernador Miguel Barbosa aseguró que 400 elementos de la extinta Policía Estatal de Vialidad se reacomodaron en el área Preventiva, luego de que el fin de semana se publicó el decreto en el Periódico Oficial del Estado para la extinción de la corporación.