A través de un Punto de Acuerdo, el diputado federal del Partido Encuentro Social (PES), José Francisco Esquitín Alonso, exhortó al Gobierno Federal para que, en coordinación con la Secretaría de Salud, se incluya a los trabajadores del sector agroalimentario dentro de las próximas fases de la Política Nacional de Vacunación contra el covid-19.  

El legislador por el estado de Puebla puntualizó que el sector agroalimentario incluye desde  jornaleros agricultores, pasando por los transportistas, hasta los empleados de supermercados y centrales de abasto.  

Esquitín Alonso destacó que para garantizar el abastecimiento de alimentos, es necesario considerar a los trabajadores presenciales del sector agroalimentario, si bien no es un grupo de riesgo, “sí se trata de un sector esencial en la economía”. 

“Es necesario considerar que, si la población jornalera o del sector agroalimentario enfermara en una posible tercera ola de contagios, los efectos serían sumamente perjudiciales para la población y la economía de México, pues se pone en riesgo la producción, comercialización y consumo de alimentos”, señaló. 

Apuntó que sólo la Central de Abastos representa 1 por ciento del producto interno bruto (PIB) de México, por ello si se detiene la producción se perderían muchos alimentos perecederos resultando en un aumento del desperdicio de alimentos. 

Apuntó que hay más de 16 millones de personas empleadas en el sector agrícola, más los cerca de 72 mil locatarios de la Red de Mercados que cuenta con un aproximado de 329 mercados públicos y mil 470 tianguis, “hablamos de una población del sector agroalimentario muy representativa”, refirió. 

Destacó que las centrales de abasto y mercados han sido clave para afrontar la epidemia y son esenciales para el sector agroalimentario.  

Indicó que a nivel internacional hay países como Alemania, Francia, Bélgica y Rusia que ya han declarado a los trabajadores del sector agroalimentación como prioritarios en sus planes de vacunación, sin embargo, lamentó que en el caso de México no aparece en consideración a los trabajadores de los sectores esenciales como son los profesores, policías y trabajadores del sector alimentario.