En la primera etapa del retorno a las aulas en Campeche, que se mantiene en el color verde en el semáforo epidemiológico , se incluyó a 137 escuelas de zonas rurales y apartadas

En aproximadamente un mes podrán  abrirse también las escuelas de niveles de telesecundaria bachillerato.

La escuela primaria Valentín Gómez Farías del ejido de Monte Bello, en el municipio de Hecelchakán, con apenas 475 habitantes —todos ellos dedicados a la agricultura— fue una de las que este lunes retomaron las clases presenciales a nivel primaria y en forma escalonada, cuidando los protocolos sanitarios y previa vacunación de los maestros.

Esta comunidad no ha reportado ni un caso de Covid-19 en lo que va de la pandemia y esto lo atribuyen a que “prácticamente los habitantes y familiares no salen más que a sus labores cotidianas en la comunidad”.

El director de la escuela primaria, Jacinto Javier Uc Ordóñez, explicó al diario El Universal que acuden en promedio 43 niños. Señaló que durante el año de cierre de escuelas, él y el maestro Santiago Chan Ucán acudían cada semana para dejar tareas a los niños, ya que en la comunidad no cuentan con internet.

“Hemos ido una vez a la semana, porque en la comunidad no tienen internet, por lo que no había manera de que estudiaran en línea como ocurrió en otras poblaciones”, apuntó.

Explicó que en este regreso a las aulas, los niños de primero y cuarto grados ingresaron a las 8:00 horas y terminaron a las 10:30 horas, mientras que los de quinto y segundo fueron de 10:30 a 11:30, y los de tercero y sexto, de 11:30 a 13:00 horas.

Los niños de Montebello reciben clases en castellano y en maya, su lengua materna.

“Prácticamente todos los habitantes hablan la lengua maya, no es posible enseñar a los pequeños si no les hablamos en su lengua de origen”, subrayó el director.