Maruza Aparicio, influencer poblana que cuenta con 509 mil seguidores en Instagram, celebró su boda con Felipe Kuri el pasado sábado en la hacienda de Santo Cristo, en Atlixco, con una gran fiesta y varios invitados a pesar de la pandemia por Covid-19.

El evento contó con la presencia de más de 100 invitados, quienes sin cubrebocas, ni sana distancia, ignoraron por completo los decretos oficiales, los cuales indican que los salones de eventos deben operar al 30% de su capacidad.

Además, vecinos cercanos al lugar de los hechos reportaron que el evento terminó cerca de las 5 de la mañana. Por su parte, Protección Civil no atendió las denuncias por el alto volumen de la música y el movimiento vehicular”.

Maruza, quien compartió detalles del evento en sus historias de Instagram, no tardó en responder a las acusaciones: “A pesar de que me casé, como salió en las noticias, en el punto más alto de infección… no lo podía posponer más, ya me tenía que casar”.

En los videos, se puede ver a la influencer presumiendo del after con barbacoa y chilaquiles, también afirmó que ella misma había pagado las pruebas de Covid-19 para sus invitados: “Están mal informados, la neta… mi boda tuvo todas las medidas, cada dos horas sanitizaban… aparte de eso, yo pagué las pruebas Covid de mis invitados, literal había un módulo en la entrada”.

La felizmente casada terminó su defensa afirmando: “Soy imprudente, pero no tanto”.