A 22 meses del feminicidio de Ingrid Aremis Guevara Aguirre, este jueves finalmente se llevará a cabo la audiencia intermedia en contra de Ricardo Iker "N", el presunto feminicida, reanudando así el proceso penal que según la norma en la materia, ya debía de haber concluido o estar en la etapa final.

Con la audiencia programada para este jueves a las 11:00 horas en el Centro de Justicia Penal de San Andrés Cholula, el proceso penal contra Ricardo Iker entrará en la etapa intermedia o de selección de medios de prueba.

En este momento procesal, la Fiscalía General del Estado a través del agente del Ministerio Público y los abogados de Ricardo Iker presentarán medios de prueba (evidencias) para que estás sean cotejadas y depuradas por el juez de la causa.

Una vez que se haga una selección de las pruebas viables y concretas, se fijará una nueva fecha para dar inicio a la etapa de juicio, que es donde el Tribunal de Enjuiciamiento tendrá que valorar las evidencias y así poder emitir un fallo condenatorio o absolutorio.

Aunque este día se lleva a cabo la audiencia de la etapa intermedia, esto no quiere decir que hoy mismo se vayan a lograr los acuerdos respecto a las evidencias que serán usadas en el juicio, por lo que la audiencia intermedia podría extenderse por varios días o incluso semanas, según el número de medios de prueba y el consenso entre las partes.

En este caso hay que destacar que han pasado ya 22 meses desde que se cometió el crimen, además de que el proceso penal en contra del presunto feminicida de la estudiante de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) inició desde el 3 de junio de 2019, misma fecha en que la víctima cumpliría 21 años de edad.

El asesinato de Ingrid Aremis ocurrió en el Fraccionamiento Allegro, en San Andrés Cholula, donde fue hallada sin vida el 12 de mayo de 2019 por su amiga y dueña de la casa en la que se había quedado a dormir después de una noche de fiesta.

Durante la madrugada de ese día, Ingrid Aremis fue acosada por Ricardo Iker, quien llegó hasta el domicilio del Fraccionamiento Allegro y con engaños logró que la víctima lo dejara entrar; una vez adentro, esperó a que ella se durmiera y la estranguló para después huir del lugar.

Su amiga Giovanna llegó al domicilio posteriormente pero creyó que Ingrid Aremis estaba dormida en el sillón, siendo hasta horas después que al ver que no despertaba, decidió ir a llamarla y se percató que ya no respiraba.

El presunto feminicida estuvo prófugo tres semanas y tras recibir asesoría legal decidió entregarse el 2 de junio de 2019 en el Hotel Aristos de la ciudad de Puebla, donde citó al personal de la Fiscalía General del Estado buscando que se le diera un trato preferencial al momento de llevar su proceso penal.