Por la división interna y la imposición de candidaturas, Morena en Puebla va por el camino del PRD, advirtió Carlos Figueroa Ibarra, secretario nacional de Derechos Humanos.

El integrante del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) sentenció que las protestas y enfrentamientos entre la militancia se deben a la exclusión y opacidad con la que se conduce el grupo político que controla el partido.

En entrevista dejó en claro que el grupo lo encabeza a nivel nacional el senador Ricardo Monreal Ávila y en Puebla el senador Alejandro Armenta Mier.

A esto sumó una creciente infiltración de morenovallistas que están “colonizando” el partido mediante la obtención de cargos partidistas y candidaturas.

Mancuerna Monreal-Armenta 

Figueroa Ibarra ve en Monreal Ávila y Armenta Mier una dupla que busca apoderarse de Morena con miras a la elección presidencial de 2024, en la que también se elegirá la gubernatura de Puebla.

En el ámbito local ve como parte de ese proyecto político a la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, quien ahora busca la reelección; al enlace nacional de Morena, Carlos Evangelista Aniceto, y el dirigente estatal del partido, Édgar Garmendia de los Santos.

El también sociólogo e investigador de la BUAP reconoció que este grupo ha quitado el control del partido al de la exdirigente Yeidckol Polevnsky Gurwitz, al cual pertenecieron Barbosa Huerta, el exdelegado Mario Bracamonte González y los legisladores locales afines al gobernador.

Como también fue parte de ese grupo, Figueroa denunció que a pesar de estar en el CEN ha sido excluido de todas las decisiones por instrucción del presidente nacional, Mario Delgado Carrillo. 

Por ello se deslindó de la designación de la Comisión Nacional de Elecciones (CNE), de la que es parte Evangelista Aniceto; de las candidaturas que la comisión eligió, y de la opacidad con la que se llevó a cabo el proceso interno.

Objetivo: debilitar a Barbosa 

Figueroa Ibarra aseveró que la designación de candidaturas es una afrenta al gobernador Miguel Barbosa Huerta, con el fin de restarle fuerza con miras a la elección de 2024.

A esto atribuyó que se postule a críticos del mandatario; personajes afines al exgobernador Rafael Moreno Valle y hasta excandidatos de otros partidos, como el PAN y el PRI.

De “impresentables” calificó a algunos de los contendientes a las alcaldías, como el expanista Julio César Lorenzini Rangel, en San Pedro Cholula; la experredista Liliana Luna Aguirre, en Huauchinango, y Carlos Peredo Grau, en Teziutlán, quien era cercano a Moreno Valle y fue postulado en 2018 por Compromiso por Puebla (CPP).

A reserva de cómo se asignen las candidaturas a diputaciones locales, auguró que la intención es dejar sin aliados a Barbosa Huerta en el Congreso del estado para que no tenga oportunidad de construir la continuidad a su gobierno

Morena se perrediza

Figueroa Ibarra advirtió que las decisiones arbitrarias del grupo Monreal-Armenta han ocasionado una seria división al interior del partido, que podría derivar en la salida de cuadros importantes y a la vez el ingreso de “tránsfugas” de otros partidos.

Si a esto se suman las recientes protestas, plantones y trifulcas entre la militancia, advirtió que Morena podría desmoronarse y dejar de representar “la esperanza” del país.

Para no caer en lo mismo que el PRD hace más de una década, urgió a la conformación de un pacto de civilidad entre las diferentes facciones, a fin de llegar a acuerdos antes de la elección de junio y construir la de 2024.

Aún dividido Morena ganará

Figueroa Ibarra anticipó que a pesar de la división interna Morena logrará imponerse en las elecciones del 6 de junio, tanto en el ámbito federal como el local.

Esto lo atribuyó a que el presidente Andrés Manuel López Obrador cuenta con una amplia aceptación y Morena es el partido con más preferencia del voto por los malos gobiernos anteriores.

A esto sumó que los partidos de oposición han fracasado en formar un bloque amplio que represente una opción viable.