Las autoridades de migración de Estados Unidos han detenido a 215 mil 287 mexicanos que ingresaron de forma irregular, entre octubre de 2020 y febrero de 2021, lo que significa un aumento de 8 %.

Según expertos, el aumento en el desempleo, la violencia y la expectativa de que se permitirá la entrada a Estados Unidos se cuentan entre los principales motivos que han aumentado la emigración.

 De acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), en ese periodo se han detenido cada mes a más de 40 mil mexicanos en promedio que buscaron entrar a Estados Unidos ilegalmente.

En octubre de 2020 fueron 46 mil 801 los mexicanos que fueron detenidos y en, algunos casos, deportados.

Diciembre es el mes en el que se registró un descenso de mexicanos que buscan llegar a Estados Unidos y permanecer allá de forma irregular, con 39 mil 394 detenciones. Durante los 28 días que tuvo febrero pasado se detuvo a 44 mil 99 mexicanos en la frontera estadounidense.

En lo que va de los primeros cinco meses del año fiscal en Estados Unidos han sido detenidas 396 mil 958 personas, y el grupo de mexicanos es el más grande, con 215 mil 287.

La autoridad migratoria estadounidense ha detenido a cinco mil 514 salvadoreños; 19 mil 06 guatemaltecos; 19 mil 917 hondureños y 11 mil 905 de otras nacionalidades. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos reconoce que la situación que se vive en su frontera sur es difícil.

El titular de esa agencia, Alejandro Mayorkas, difundió un comunicado en el que señaló que las principales razones por las que la migración se ha incrementado son pobreza, violencia y corrupción: “La situación en la frontera sur es difícil, trabajamos día y noche para arreglarlo, ese es nuestro trabajo”, expuso.

Bernardo Méndez Lugo, diplomático en retiro, consultor en migración internacional y director Ejecutivo de la Fundación América Sin Muros, consideró que las razones por las cuales ha crecido la migración a Estados Unidos son multifactoriales, pero en esencia, debe considerarse la falsa expectativa de que el presidente Joe Biden les permitirá cruzar la frontera.

“Esta expectativa no sustentada en las políticas reales y el empobrecimiento general de la población por el impacto recesivo de la pandemia de Covid 19 y en particular en las regiones rurales e indígenas, así como en las periferias de las grandes urbes, impulsa la migración a partir de la llegada de Biden al poder”, señaló.

La expulsión forzada, añadió, no sólo es por pobreza y desempleo, en algunas regiones incide la violencia de la delincuencia organizada y en ciertos casos las agresiones interétnicas como en Chiapas, Oaxaca y Michoacán. Estas situaciones impulsan los desplazamientos forzados hacia grandes ciudades, de acuerdo con información del diario El Universal.