El gobierno de Puebla encontró irregularidades en la operación de museos de la entidad en el que destacan el uso anómalo de recursos superiores a 300 millones de pesos, saqueos y falta de mantenimiento.

En conferencia de prensa, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, y el titular de la Secretaría de Cultura, Sergio Vergara Berdejo, informaron que revisaron la operación de 21 museos a cargo del gobierno estatal y determinaron hacer una auditoría para determinar responsabilidades para sancionar a servidores públicos, aunque omitieron señalar nombres de los investigados.

Todas las anomalías, dijo Sergio Vergara Berdejo, se han notificado a la Auditoría Superior del Estado y la Secretaría de la Función Pública, para las averiguaciones pertinentes.

Miguel Barbosa dijo que su administración realizará las auditorías correspondientes para saber qué piezas desaparecieron en diversos museos.

Las anomalías en el Barroco

En el Museo Barroco acusaron que se creó un fideicomiso por 300 millones de pesos, mediante el cual se adquirieron obras de arte sobrevaluadas de una “casa de antigüedades” inexistente y representadas por la misma persona, con dirección fiscal en un sitio que dudosamente puede contener bienes de este tipo.

Aunque no exhibió documentos para sustentar sus acusaciones, el funcionario estatal declaró que también en el Museo Barroco se adquirió un comedor por un sobrecosto de 60 millones de pesos.

Según Vergara Berdejo, esta administración cotizó la adquisición de un comedor con las mismas características y el costo real es de 4 millones de pesos.​

En su intervención, el gobernador Miguel Barbosa prefirió no hacer un señalamiento directo contra los funcionarios de las administraciones pasadas. 

Aunque dijo que los involucrados son “los que ocuparon un cargo en un plazo inmediato anterior” que son Rafael Moreno Valle (PAN), Antonio Gali Fayad (PAN) y el interino, Guillermo Pacheco Pulido.

“Lo vamos a aclarar con cuidado, por eso no podemos dar nombres, si sabemos quienes firmaron todas las adquisiciones, hay nombres específicos, pero queremos ser cuidados, vamos ir a fondo”, dijo.

Las denuncias de posibles actos de corrupción a las administraciones panistas provienen precisamente de Sergio Vergara Berdejo, quien como perito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) respaldó decenas de proyectos del entonces gobernador Rafael Moreno Valle.

En junio de 2020, el diario La Jornada de Oriente hizo pública una conversación del director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández en el que afirmó que la “mancha” por temas de corrupción en Puebla tiene nombre y apellido: Sergio Vergara Berdejo.

Usan marca del museo de Viena

Otra de las anomalías, denunció que corresponden a la Casa de la Música de Viena, en la que se estima que pagaron casi 3 millones de pesos al año por un aval técnico y uso del nombre.

Además de que existen piezas “sin localizar”, como un sello cilíndrico prehispánico del Museo José Luis Bello y González, que se encontraba en préstamo en el Museo Regional de Cholula y que fue sustituido por una copia.

Sergio Vergara comentó que en general hay piezas pequeñas y colecciones completas que se han perdido. “Se han hallado relojes de bolsillo desarmados, a los que se les retiró la caja o las manecillas, en su mayoría de materiales valiosos como oro y plata”, añadió.

En el caso de la Biblioteca Palafoxiana acusó que mutilaron libros, mutilaron dibujos que tenían páginas, obras, mapas, y hasta se los llevaron.

Adicionalmente con la colaboración de un Auditor Externo hallaron un listado de 50 contratos que no presentaron información relevante de acuerdo con la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos y que representaría un daño patrimonial estimado por 16.7 millones de pesos.

Asimismo, detectaron irregularidades en la construcción del Museo del Automóvil y del Museo de la Evolución de Tehuacán, por este último se presentaron denuncias penales ante la Fiscalía General de la República, así como a la Fiscalía Especializada Anticorrupción del Estado de Puebla.

Sergio Vergara especificó que estas anomalías detectadas son el resultado del primer informe desde que llegó al cargo hace siete meses.

Consejeros de la Palafoxiana, dispuestos a asesorar al gobierno

Los Consejeros de la Biblioteca Palafoxiana hicieron pública una carta en la que afirman que los problemas de la Palafoxiana “se remontan especialmente al periodo en que la Biblioteca se

adjudicó, sin ningún sustento legal, al Organismo Público Descentralizado (OPD) Museos Puebla.”

Desde entonces, agregan, “su valioso acervo ha sido víctima del descuido y la falta de un presupuesto que corresponda a un bien patrimonial declarado Memoria del Mundo por la UNESCO. Una distinción a la que el Estado de Puebla no ha dado respuesta, olvidando sus compromisos internacionales y las obligaciones que señalan las leyes de Patrimonio

federales y estatales. Por el contrario, la Biblioteca podía alquilarse para eventos sociales y renunció a la Sala Fabián y Fuero que forma parte indisoluble de la declaración de la UNESCO.”

La carta está firmada por académicos e investigadores nacionales y extranjeros, unidos por haber sido nombrados Consejeros de la Biblioteca Palafoxiana en 2005, quienes aseguran que en diciembre de 2020 y enero de este mismo año 2021 “convocamos a un Congreso Internacional en el cual se abordó la importancia perdurable de la Biblioteca, pero también la fragilidad institucional en la que se encuentra.”

Como resultado del coloquio los consejeros elaboraron un proyecto que “ponemos a su disposición y que aseguraría un futuro digno para este recinto que es orgullo no sólo del país y de Puebla, sino del mundo. Un recinto que alberga el genio de sus fundadores y la huella escrita de la humanidad.”

Afirman que “nos ponemos a la disposición de las autoridades del Estado de Puebla para

asesorarlos en el área que nos compete como especialistas y como Consejeros de esta invaluable biblioteca y su acervo. Respaldamos la iniciativa de que se lleve a cabo una auditoría, como en su momento se sugirió, y se deslinden responsabilidades, pero es más importante aún pensar en el futuro de la Biblioteca Palafoxiana.”

Los consejeros firmantes son Ricardo Fernández Gracia, de la Universidad de Pamplona, España; Michael Brescia, de Arizona University, Estados Unidos; Rosa María Fernández Zamora, Universidad Nacional Autónoma de México; María Isabel Grañén Porrúa, ADABI de México A.C.; y Montserrat Galí Boadella, del ICSYH de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.