Facundo Rosas Rosas negó que la SEIDO lo esté investigando por algún delito y señaló que compareció citado como parte de la investigación por el operativo "Rápido y Furioso".

Además Rosas e deslindó del escándalo de policías huachicoleros en Puebla y del caso Chalchihuapan, por el cual , dijo, pagó una multa de 500 mil pesos.

Facundo Rosas retó al gobernador Miguel Barbosa Huerta a probar las acusaciones de presunta complicidad con bandas criminales, lo que provocó que el mandatario anunciara que habría una investigación para esclarecer la "leyenda negra" del exfuncionario.

La última declaración de Facundo Rosas también se emitió a través de su cuenta de Twitter, donde explicó que el amparo que tramitó la semana pasada no fue contra una orden de aprehensión  sino porque fue citado por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

"No ando a salto de mata, como pretendieron hacer creer varios medios locales de Puebla y que mi citatorio obedecía a la investigación que con todo sigilo lleva a cabo la SEIDO de la FGR con relación al operativo 'Rápido y Furioso' y no con los casos mencionados dolosamente", expuso Facundo Rosas.

El que fuera secretario de Seguridad Pública Estatal durante la administración de Rafael Moreno Valle también reprochó que esos señalamientos hayan sido retomados por el gobernador, quien lo llamó delincuente y criminal en relación al robo de combustible y el caso Chalchihuapan.
 

Sobre este último, Facundo Rosas explicó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dio por válido el cumplimiento de las recomendaciones que en su momento emitió y por el cual fue sancionado dentro del orden administrativo, lo que derivó en el pago de una multa.

"En el caso Chalchihuapan, es cosa juzgada y la CNDH dio por válidas todas las respuestas a sus recomendaciones, incluida la de mi responsabilidad de orden administrativo, por la que pagué una multa de 500 mil pesos y según entiendo fueron parte de la indemnización que conforme a los protocolos internacionales fue cobrada por la madre del menor", señaló.

Respecto al caso de los entonces director general de la Policía Estatal, Marco Antonio Estrada López, y jefe del Grupo de Operaciones Especiales (GOES), Tomás Méndez Lozano, detenidos escoltando camionetas cargadas con combustible robado, señaló que ese caso también ya fue investigado.

Aclaró que a los acusados  únicamente se les acreditó la posesión de dos bidones con combustible, sin que se pudiera demostrar que ellos lo habían ordeñado o que formaban parte de algún grupo criminal. Señaló también que su nombre nunca figuró en las declaraciones o se vinculó oficialmente con alguna red dedicada al huachicoleo.